Followers♥

jueves, 1 de diciembre de 2011

Cap. 36 Us Against The World

In another life i'd be your girl
I would make you stay
So i don't have to say you were the one that got away.


***
1 año más tarde

Hacía un año que Melanie había dejado de estudiar. 
Hacía un año que había abandonado sus planes de vida. 
Muchas personas dirían que desperdiciaba su vida, que era patética la forma en la que dependía del dinero de sus padres.
Pero lo cierto es que, después de 6 meses de consultas psiquiátricas y cientos de medicamentos que regulaban sus cambios constantes de humor, Melanie comenzó a mejorar notablemente. 
Había logrado superar los constantes fantasmas que acechaban su mente con la muerte de Valerie McCoy, había superado la pérdida de Josh.
O así era como ella convencía a su psiquiatra, más para convencerse a sí misma que a mas nadie. Y poco a poco, su mentira auto infligida, terminó por convencerla.

Melanie comenzó a preocuparse por si misma, y dejar de un lado a los demás por quiénes tanto había sufrido. Siguió una dieta estricta alimenticia sacándola del suplicio que pasaba diariamente al encontrar toda su ropa gigantesca para sí.
Llegó a una saludable talla 2, sintiéndose mucho más cómoda con su cuerpo.
Tiñó sus suaves bucles de un dorado achocolatado, y comenzó a hacer ejercicio. 

Quizás Melanie no estaba estudiando, quizás no podría tener una carrera, pero Melanie estaba progresando como persona. Estaba siendo feliz, por primera vez.
Pronto comenzó a hacer apariciones en público, y comenzaron a llamarla ofreciéndole trabajos.
La chica de desórdenes alimenticios, diagnosticada de inestabilidad emocional, tachada de posible asesina de su compañera de cuarto, y la chica que todos solían llamar cutter, era la nueva imagen de Chanel.
Melanie Lawrence.

***

-Jay.-Susurró Melanie al oído de Jason. Jason la besó sin dar respuesta.-Jason.-Dijo con una risita.
-Dime.-Contestó sonriendo.
-Tengo que irme.-Anunció Melanie, reincorporándose de la cama y colocándose una camisa. Jason se quejó, pero sonrió. 
Nunca había visto a Melanie mas feliz y mas complacida consigo misma. Nunca creyó que ella realmente podría llegar a tener ese proceso en un lapso de tiempo tan corto.
Pensó que requeriría de años superar sus cortes, sus inestabilidades, sus cambios de humor. 
Josh.

Cada día que pasaba, Jason esperaba aterrado a la vuelta de su hermano.
Los médicos habían hablado tanto con los padres de Melanie como con Jason, ya que éste presentaba una gran parte de su vida.
Eran Melanie y Jason, siempre lo serían.
Pero los psiquiatras habían anunciado que,  de volver a ver a Josh, Melanie podía   caer de nuevo en su abismo emocional.
La frustración de Melanie llegaba más allá de lo que Jason podía llegar a comprender. 
Él no comprendía porque con el no era suficiente, porque Melanie necesitaba tan desesperadamente el recuerdo de Josh.
Nunca hubiese pensado que los pocos meses que Josh conoció a Melanie pudiesen haber hecho tanta mella en la vida de su novia.

Sin embargo, ahora que Josh se había ido, las preocupaciones se habían disipado del camino de Melanie.  Era tiempo de seguir adelante.
O eso creía, ya que cada día que pasaba, a pesar de lo feliz que estaba Melanie, la notaba mas nerviosa.


Era jueves por la tarde, y Jason y Melanie paseaban agarrados de manos en el parque de Newark como otras parejas.
Charlaban y reían como cualquier pareja de adolescentes, y como se había hecho una rutina agradable para ambos.
-¿Jason?¿Crees que...?.-Comenzó Melanie, interrumpida súbitamente tropezando a una pequeña niña de no más de 5 años.
-Lo siento señowita.- Musitó la niña adorablemente.
-No te preocupes cielo.-Dijo Melanie levantándola del suelo con delicadeza.
La niñita la observó con temor, con sus brillantes ojos verdes rodeados de pecas.
-¿Estropeé tu muñeca, cariño?.-Preguntó Melanie con voz infantil.
-Oh no, Courtney está bien.-Dijo la niña sonriendo, mostrando dos hoyuelos perfectos. Melanie sintió como su corazón se derretía.- ¿Quieres ayudarme a peinarla?.-Preguntó la niña.
-Claro, debemos hacer que se vea linda.-Arrulló Melanie, trenzando el pelo de la muñeca.- ¿Quieres unas tu también?.-Preguntó, refiriéndose a las trenzas. La niña asintió energicamente, quedándose quieta.
-¡Aquí tienes! Se ven adorables, ahora ve con tu mamá, no vaya a preocuparse.-Dijo sonriendo. La niña asintió y depositó un beso en la mejilla de Melanie. Ésta sonrió y se volvió en busca de Jason, quién se hallaba parado a su lado sonriendo dulcemente.
-Eres maravillosa con los niños.-Dijo éste atrayéndola hacia sí y rodeándola con sus brazos.
Una punzada de culpa abatió a Melanie ¿Jason sospecharía algo...? Mordió su labio con indecisión, debía decírselo.
-Jason ¿Quisieras tener hijos?.-Dijo ella sin verlo.
-Por supuesto.-Sonrió.-Pero no ahora, claro.
Melanie lo observó agudamente, sintiendo sus labios ceder a la mordida de sus dientes.
-Melanie.-Llamó Jason.-¿Hay algo que quieras decirme?
-Jason yo... Creo que... Podría estar embarazada.-Musitó atropellando las palabras.
Jason enmudeció. La observó inexpresivamente, giró en sus pasos, y la dejó allí plantada, sola.
Melanie sintió una gota de sangre emerger de sus labios, pero no le importó.
Quería llorar, pero las lágrimas no salían de sus ojos.
-Todo estará bien.-Arrulló a su vientre. Pero sabía que estaba mintiendo.
Sabía que debía hacer, que era lo mejor para Jason y para ella, para su carrera.

-Miss Melanie Lawrence.-Llamó una voz formal en el consultorio médico.
Melanie taconeó hacía la puerta y fue recibida por el Dr. Stuart.
-Bienvenida Melanie, tengo entendido que quisieras hacerte un ecosonograma, ya que tienes un embarazo en sospecha.
-Así es.-Musitó.
-Bien.-Sonrió. El Dr. Stuart explicó a Melanie el procedimiento y ella asintió levemente, todo ocurría rápido y sin ella estar conciente del todo.
Aplicaron un gel azul a su estómago y a continuación pasaron un aparato por éste.
-Bien, aquí está.-Dijo jovialmente una enfermera, el feto tiene aproximadamente 5 semanas, completamente saludable.-Sonrió.
-Debemos hacer un chequeo mensual por lo pronto, solo para ver los progresos del...-
-No lo quiero.-Interrumpió Melanie con voz quebrada.
-Señorita, ¿Está usted segura? Un aborto voluntario puede ocasionar severas consecuencias y...
-Solo haga el procedimiento.-Farfulló Melanie débilmente.
El Dr. Stuart, asintió secamente y le entregó un documento a Melanie en el cual aceptaba los riesgos del procedimiento.

 Tres horas después, Melanie no tenía nada dentro de sí.
Con lágrimas en sus ojos, escribió un mensaje a Jason con un simple ''Estaba equivocada, no estoy embarazada'' y presionó enviar.

***
El próximo capítulo sera un POV de Jason :) COMENTEN POR FA, y gracias por seguir leyendo :'')) 
El sitio ya tiene 33.000 hits!! Que emoción je