Followers♥

domingo, 22 de agosto de 2010

Blogger-tastic!


Iré aquí!!!!! Espero tomarme una foto igual y subirla a blogger luego JIJI :D
¡¡Bloggers de la bloggosfera!!


Bueno bueno tengo algunos anuncios que dar :D
Primero que todo lean y comenten muchoo el cap NUEVO Ya lo dije :D (Hagan mi sueño realidad porfa :$ 20 comments se que se puede!!)
Bien tengo que decir varias cosas:
Respuestas a comments:
  1. HOLA daniela!! jajaj bueno All by Myself es de Celine Dion :) gracias por tu comment linda :D 
  2. Majo: Estoy trabajando en los caps largos! espero que este que acabo de terminar sea un poco mas grande que los otros jiji :) 
  3. Melissa volviste!!! :DD aww gracias por tu comment me encanto gracias por decir todo lo que te gusta de mi blog!! eres de mis mas fieles lectoras jajaj
Y bueno gracias a todas las que me dieron sus lindos comentarios :D
Bien ahora vamos a ponernos serios, aquí va lo que tengo que decir:
Me voy de viaje niñas!! Solo son 11 días pero en ellos no podré publicar :$
Lo siento se que últimamente me tardo mas que nunca pero es que como ando de vacaciones y eso ustedes entienden!! me voy el 26 osea el jueves, no se si para esta semana pueda tener otro cap pero haré todo lo posible lo prometo!
Oh y cambié mi nombre de cuenta vuelvo a ser Ana Montenegro(: jaja
También espero que las que no han terminado la novela se puedan poner al día y COMENTEN mucho en los caps ): porque en los primeros hay algunos con solo uno o dos comments :'( por ejemplo el cap 6 y el 10!!
Bueno muchísimas gracias las quiero mucho a todas!! 
Cambiando de tema vean los videos de Chris Beadles les dejo el link de su canal en Youtube 


Amaran sus videos! son graciosisimos xD 
pd. Hay alguna de aquí que sea Belieber? :$
es que ahora AMO a Justin Bieber *-*
Las quiere demasiado y pide disculpas

AnaMontenegro










25 Cap. All by Myself

Mirror, mirror on the wall who's the biggest fool of all?                  
Must be the girl who can't stop crying
or maybe the girl who kept on trying. 
***
Estamos en agosto. Mis padres no me pidieron que volviera a casa, así  que el encierro continuaba. Oh, cielos. Pronto sería enero ¡Cuán dichosa sería! Apenas cumpliera los 18 saldría de ese maldito sitio. Bueno...Cuando el año escolar terminara, claro está.Antes no me dejarían salir.
Pero estaba emocionada. Todo estaba siendo...¿Mejor?.
No sé porque, pero algo me decía que Nicholas me quería, como una amiga supongo, pero por fin tenía alguien con quien hablar. 
Pasaba horas en la habitación de Tara y Nicole, e incluso, desde que...Desde aquel día, había comenzado a tener contacto con Valerie.
Estaba feliz. 
Y no ocurría este fenómeno emocional desde hacía mucho tiempo. 
Seguía paseándome por los amplios y hermosos jardines del internado, y seguía escuchando las mismas canciones, sabiendo que el vidrio roto sería igual de difícil de tragar. Pero ya no era con la misma frecuencia, porque no me quedaba nada que desahogar. Ya lo había descargado todo. Y no es que el agujero en mi pecho hubiese dejado de existir, es que había encontrado una forma de anestesiarlo, aunque no hubiese forma de curarlo. 
No es que el vidrio dejara de quebrar mis pulmones y haciendo que me faltara el aire y que mi corazón dudara en si bombear la sangre o dejarme en el olvido.
No, no era nada de eso. No había encontrado la cura, tampoco una vacuna, simplemente, ya no lo estaba sintiendo como antes lo sentía.
Es que ahora se estaba haciendo soportable.
Porque ya simplemente estaba tolerando el simple hecho de que no saldría de allí de inmediato y que no valía la pena agotar mi tiempo, mis neuronas y mi vitalidad en algo irremediable. El daño estaba hecho, la cuestión era aprender a vivir con la lesión, sabiendo que está allí, conociendo su paradero y colocar un parche de la mejor manera posible para evitar verlo.
Y como muchos decían, y como yo misma repetía ''El que no sabe, es como el que no ve''. ¿Y qué tal si yo rompía los esquemas?¿Y si yo sabía pero evitaba ver? Era mucho mas fácil..¿No?. Eso era lo que trataba de pensar. 
Y los días pasaban. Y seguía respirando, para mi sorpresa.
Entonces pude entender, casi 3 años después, que el no hubiese querido esa vida para mí. Y que yo estaba viviendo de la peor y mas inhumana forma posible. Y que el no lo hubiese deseado. 
Entonces cambié. Vacié mi I-Pod de All By Myself, para no verme tentada a volverlo a escuchar, y pudieron verme en los pasillos bailoteando ''Girls Just Wanna Have Fun'' gritando a todo el eco con Nicole y Tara.
Y si hubiese entendido antes, que era eso lo que necesitaba, lo hubiese hecho.
Entonces cambié a Celine Dion por Ke$ha y fue la mejor decisión que pude haber tomado antes.
Como era tiempo de vacaciones, podíamos ir a la ciudad con un 'Chaperón' a cuestas y comprar y divertirnos hasta las seis de la tarde los Martes, Miércoles y Viernes. 
Entonces vinieron los sobornos, nos deshicimos de el y nos íbamos de compras por toda la ciudad. 
Nunca hubiese siquiera pensado en comprar una blusa verde fosforecente o unos Converse con una fresa estampada, pero lo hice. Y recorrimos toda la ciudad, patinando con un moño atado a un lado de la cabeza estilo los años 80, blusones de colores exageradamente llamativos, pañoletas y unos leggings. Y nunca reí tanto ante la mirada fisgona de los transeuntes y me carcajeé de las caídas de Nicole. 
Claro está que nadie, pero absolutamente nadie tiene la idea de patinar en Inglaterra, así sea pleno verano.  Pero si eramos capaces de usar esa ropa: ¿Porqué no?.
Nos deteníamos en Starbucks a comprar café helado y a charlar.
Estaba siendo una adolescente. Y eso me gustaba. Ese sentimiento de 'solo quererse divertir' era la gloria para mí. Y estaba feliz de esa manera.
Cuando veía la necesidad de hablar con alguien, y no podía decirle algo a mis amigas, solo escribía una carta, una carta  que no enviaría. Era mi nueva opción de diario, y la verdad me gustaba mucho mas.
Como pocas veces había sucedido, quise llamar a mi madre, pero no pudo ser así de cualquier manera.
El miércoles salí a pasear a los jardines de la escuela con Nicholas, el era una buena compañía.
En la zona circundante al la escuela había un hermoso y pequeño lago que nunca había tenido la fortuna de visitar y Nicholas estuvo empeñado en llevarme, así que me dejé guiar.
-Ya verás Melanie ¡Es maravilloso!.-Decía emocionado tapándome los ojos.
-Ok, ok.-Repetía.-Estupendo.-Decía riendo. Sentía que iba a caerme realmente duro, pero el decía constantemente que jamás dejaría que me cayera.
Pronto oí el rumor chispeante de la masa de agua a la que nos aproximábamos y sentí como mi corazón, mi pobre corazón débil, volvía a latir desbocado. 
-¡Hemos llegado Mel!.-Anunció con voz triunfal y supuse, una sonrisa deslumbrante.
-¿Deberías quitar tus manos de mis ojos o quizás es parte de tu plan?.-Dije riendo.
-Oh, bueno es cierto.-Dijo zafándome de la oscuridad de sus manos.
Reí nuevamente, y era muy fácil hacerlo. Con el no tenía que fingir esas tontas risillas nerviosas que jamás convencerían a nadie de su veracidad. 
Entonces vi ante mí el hermoso lago, azul, brillante y vivo. 
El agua se movía fluidamente creando remolinos creados por la brisa tenaz que provocaban los arboles en movimiento. 
-Es...Precioso Nicholas.-Dije maravillada. Era verdaderamente hermoso. Mi cabello se movía al compás del aire y  formaba un brillante reflejo color chocolate en la inquieta agua. 
Nicholas observaba extasiado las pequeñas ondas del lago mientras que inconscientemente jugaba con uno de los mechones sueltos de mi pelo. 
Apoyé mi cabeza en su hombro y el rodeó mis hombros con su brazo.
Permanecimos en esta postura mucho tiempo, realmente no supe cuanto, pero poco me importo. El sol se dejó caer bajo su propio peso sobre las esponjosas nubes rosadas de época primaveral, que todos soñamos con saltar cuando las veíamos de pequeños. 
Una ráfaga de viento azotó mi rostro y el hermoso paisaje me recordó a cierto día canadiense, aunque en verdad no tuviesen nada en común. 
Me estremecí y Nicholas lo notó.
-¿Tienes frío?.-Preguntó abrazándome fuertemente, llegando al punto de que perdí el aliento.
-N-no.-Respondí.-Creo que más bien me falta el aire.-Dije actuando dramáticamente.
-Oh, lo siento.-Dijo apartándose de mí. Comencé a reir fuertemente y me acosté sobre la fina hierba que rodeaba el lago. 
-¿Qué es lo que mas te gusta hacer?.-Preguntó.
-Leer y escuchar música, lo primero es algo que no hago desde hace mucho tiempo, y quisiera hacerlo de nuevo, pero no tengo libros aquí.-Expliqué.
-Leer es un buen hábito supongo...Pero no me llama demasiado la atención.- Dijo displicente.
-Es algo hermoso.-Suspiré.
-¿Entonces te gusta la literatura?.-
-Así es.-
-Deberías escribir algo.-Afirmó.
-No soy buena, he hecho algunos relatos cortos pero la mayoría los considero aburridos, o sin sentido.-
-No creo que sea así, deberías dar...Darle a Tara alguno para que lo leyera.-Dijo.
-¿Corregiste el 'darme'' por que razón?.-
-Porque yo no leo ni las placas de los autos Mel.-Dijo estallando en carcajadas, me uní a su contagiosa risa.
-Es cierto.-Sonreí.- Me toca preguntar...¿Tienes mascotas?.-
-Sí, un Lobo Siberiano, es muy hermoso, aunque quizás demasiado travieso ja,ja.- Dijo sonriendo.-Quizás un día pueda ver a la famosa Maggie.-
-Si, la verás.-Reí.-Siempre quise un lobo siberiano, son muy bellos.-Halagué.
Pasamos un rato en silencio.
Un silencio agradable, un silencio que no era abrumador o incómodo. Un silencio que no tenía que llenar con frases vacías. Solo sentirlo, y abrazarlo.
Me incorporé para ver el reflejo del hermoso atardecer sobre el agua y unos segundos después Nicholas hizo lo mismo.
Esta vez el posó su cabeza sobre mi hombro, y pude sentir su respiración acompasada sobre mi pecho. Yo observaba la calma del agua frente a nosotros, tan cálida, tan pura. El hermoso sol del cielo taciturno se veía reflejado con destellos brillantes y algunos colores verdosos de los bordes.
Estaba abstraída en todo aquello, en éxtasis mayor.
Y entonces pude recordar, como era no tener que pensar en nada.
-¿Qué tal si meto los pies ahí?-Sugirió.
-¿Estás loco?.-Reí.-Debe estar congelada.-
-No puede estarlo tanto....-Dijo sacándose los calcetines.
-Bueno...-Dije riendo.  Se arremangó sus pantalones color caqui hasta por encima de las rodillas y introdujo su pie en el agua.
Hizo un gesto curioso y metió el otro también.  
-¡Esta deliciosa, un poco fría, pero perfecta!.-Exclamó como un niño en Navidad.  
Comenzó a reir, una riza contagiosa y rítmica, como la de un bebé.
-Mel...¿Tú no tienes novio cierto?.-Dijo con timidez y rehuyendo mi mirada. Me ruboricé, y no solo eso, sentí como mis ojos se llenaban de lagrimas que debía contener, para que no viera lo mucho que me afectaba ni presenciara el espectáculo que había visto Valerie.
-No.-Dije tragando saliva.
-Entonces...tú...-Vaciló.
-¿Mm?¡Mira!.-Dije desviando el tema.-¡Está muy oscuro! Deberíamos volver.-Sugerí.
-Sería lindo..Ver las estrellas ¿No crees?.-
-Lo...Sería.-Dije.
-Quedémonos, nadie lo notará.-Dijo encogiéndose los hombros.
 -Estas malinfluenciándome Nicholas.-Reí.
-Lo sé, no te vendría mal un poco de diversión.-Dijo sacando los pies del agua.
-Quizás...-Dije resignada. Las estrellas comenzaron a aparecer, y Nicholas le encontraba formas curiosas que yo ni siquiera llegaba a imaginar.
-...Y esa es un conejo al revés.-Anunciaba orgullosamente.
-¿Cómo sabes que es un conejo?.-
-Lo sé todo señorita.-Dijo riendo.
-Si, seguro...-Reía.
-Esa es la osa mayor.-Indicó.
-Esa si existe, pero no es la que señalaste.-
-¡Claro que sí!.-Renegó enfurruñado.
-No.-Dije tomando su mano.-Esa.-Delineé el contorno de la verdadera osa mayor con su dedo; pero el no veía las estrellas, si no nuestros dedos entrelazados.-Hum...-Resoplé soltándolo.
-No, está bien.-Dijo tomando mi mano.
-N-no.-Negué.
-Tranquila Mel, cierra los ojos, solo escucha.-
-Escuchar ''¿qué?''.-
-El silencio.-Murmuró en mi oído.
-Me gusta el silencio, eso solo que es tan...Deprimente en algunas ocasiones...-
-Lo sé, aplasta los oídos, pero es dulce, cuando tienes a alguien a tu lado.-Susurró.
-Quizás pueda ser cierto.-Concordé.
-Solo depende quien sea ese 'alguien'.-
-Sin duda.-Murmuré.
-¿Con quien quisieras estar en silencio Mel?.-Preguntó.
-No..No lo sé.-Musité con la mente en blanco.-Tengo mucho sueño...-
-Duerme Mel.-Dijo acostándose junto a mi.
-Deberíamos volver...-Dije.
-No no quiero volver ahí.-
-Pero esto es como escaparse.-Protesté.
-Técnicamente estamos de vacaciones.-
-¿En un internado?.-Ironicé.
-Es mejor que no tener vacaciones y ya.-Puntualizó.
Poco a poco dejamos de hablar, y me fui adormilando hasta que al final, caí rendida en medio de la nada, bajo las estrellas recostada sobre el pecho de Nicholas en frente de un hermoso lago.
Era demasiado..¿Romántico?...
***
-¿Nicholas?.-Dije despertándome. ¡Oh cielos! Había dormido encima de Nicholas, y estábamos aún en medio de la nada.
Las preguntas comenzaron a desfilar por mi mente con un millón de interrogantes.
¿Sabrían en el internado que Nicholas y yo no estábamos?¿Habrían notado nuestra ausencia? Eran tantas, y tantas mis angustias.
-Nicholas.-Dije zarandeándolo.-Nicholas despierta.-Repetí.
-¿Hum?.-Exclamó adormilado.
-¡Debemos volver!.-
-¡Oh cierto!.-Dijo angustiado.-Vamos, ¡Muero de hambre!.-
Pocas veces me había cansado tanto en mi vida, pero igual de pocas me había divertido tanto.
Muchas veces había oído frases sobre el amor, pero definitivamente reconocía que esta llevaba cierta realidad: te amo por lo que soy cuando estoy contigo.
Yo no lo amaba. Pero definitivamente amaba la Melanie que salía en mi cuando estaba con el.
Despreocupada.
Alegre
Y mi concepto de felicidad.



Ya no haría mas cartas sin enviar, ya no escribiría en mi diario.
Me limitaría a borrar las sombras del pasado y comenzar a vivir el sol que quería iluminar mi presente. Solo quería vivir, soñar, ser feliz, y música.
Era todo. ¿Sería demasiado pedir?
Quizás si...Quizás no. Pero solo quería ser la Melanie de cuando me encontraba con Nicholas.





domingo, 15 de agosto de 2010

24 Cap. Mis amigos los fantasmas.

''Los amores de verano terminan por todo tipo de razones, pero al fin y al cabo todos tienen algo en comun: son estrellas fugaces. Un espectacular momento de luz celestial, una esfimera luz de la eternidad que en un instante se van''.
The Notebook. 
***

Querido Jeremy:
 Cuando moriste, dejaste un agujero profundo e impenetrable en mi alma y pude soportarlo. 
Cuando te fuiste, pude ser la persona mas desdichada de la faz de una tierra sin esperanza, y pude soportarlo.
Y aunque no lo creas, lo sigo soportando. No lo he superado, dicen que quizás te quise demasiado, pero es que un quizás no es suficiente. Yo te sigo queriendo demasiado. Nunca leerás esta carta, nadie jamás lo hará. Solo pretendo fingir que en un mundo de infelicidades y vacíos y agujeros en el pecho, por primera vez, le escribo al alguien con la que fui feliz.
Las otras personas que me hacen feliz, me olvidaron, o bien dejaron de querer ser felices conmigo. 
Esa sensación que no me deja tragar, permanece y me sigue como una sombra recelosa a que huya. La sensación de que trago vidrios rotos no me abandona, y los vidrios van sin obstáculos atravesando mi garganta, y se deslizan sin dificultad desgarrando cada parte de mi alma que no esta destrozada hasta incrustarse en mi corazón. Éste, con increíble fortaleza sigue bombeado la sangre. Pero nunca volvió a agitarse, nunca volvió a palpitar con tal fuerza que sentía que saldría por mi pecho, nunca.
Nunca.
Nunca es una palabra hermosa, e infinita. Nunca es la palabra que me define como una persona fatídica. 
He caído en depresión, nuevamente. Como caí tantas veces. Pero aquí a nadie le importa, al menos no a alguien que pueda hacer algo al respecto. En las noches, tengo pesadillas. Y giró y giró en la cama sin poder si quiera cerrar los ojos. Valerie dice que no puede soportar mi insomnio puesto que cuando logro conciliar el sueño, hablo y gritó en mis continuas pesadillas.
Después de haber rechazado tanto a Jason, conocí en mi interior un verdadero sentimiento. El sentimiento más natural y adecuado a una chica a la cual la dejaron: El odio. 
Un sentimiento negativo de razones encontradas, demasiado fuerte y capaz de acabar con una cordura que como muchas veces había reconocido, en mí escaseaba. 
Debo añadir que es un patán. Un chico al que lo menos que le importa es mis sentimientos. Al principio, lo poco que lo pude conocer, fue hermoso. 
Me susurraba palabras dulces y yo quedaba en blanco completamente.
Pero todo empeoró cuando me fui. Nunca pensé que el me lastimaría de esa manera. Fue todo la confusión mas terrible de mi mundo.
El creyó que lo había engañado. ¿Pero cómo pude haberlo lastimado tanto?¡Debía haberle dicho la verdad! Pero yo estaba tan asustada. Tenía tanto miedo a que me dejara por ello, que me dejó de igual forma.
Ha pasado ya mucho tiempo. Los meses pasan y yo sigo en la misma página de mi vida, aunque con otras letras escritas, escritas en tinta negra. 
Tengo miedo Jer, me aferro a los fantasmas de un recuerdo, al nítido espectro de un pasado.
Y sigo llorando ¡Cuánto lloro! Y como me río de mi misma como una desquiciada al ver mi reflejo después de cada sesión de llanto. ¡Cielos!¡Cuán desgraciada,demacrada y frágil me veo!.
Soy tu hermanita, y sigo igual que antes. Quizás mas distante. Quizás mas fría.
Yo solo necesito tomarme un tiempo y apartarme de la soledad.
 Estoy teniendo un tiempo difícil. Cuando salgo del internado, y paseo por los inmensos jardines de allí lo único que hago es prender mi I-Pod y escuchar música. No la música que oía antes, la divertida pesada y alocada.
Lo único que puedo escuchar es All By Myself y cantarla a todo dar, pues logre aprendérmela de memoria.  Taylor Swift es mi única salvación, sus canciones son algo sencillamente mágico para el momento que estoy pasando ahora.
Ya no hallo que oír para sentirme entendida, y las letras de las canciones pierden su significado y se quedan en el aire al pasar por mis oídos y redirigirse a mi garganta, la cual, a todo el eco las repite sin cesar y lo único que calma esto y que hace que sea callada, son los sollozos y las lagrimas que me ahogan hasta terminar en el sendero. 
Me hace daño a mi misma.
Tengo una tendencia masoquista que nadie a logrado borrar en mi personalidad. Y nadie lo hará. Y cuando estoy sola, no puedo sentirme mas asustada e insegura.
Tengo miedo Jer. Y tu no me puedes responder. ¿Tienes realmente una idea de lo patética que me siento ahora? Siento que estoy perdiendo la razón, que me estoy volviendo loca.
Pero estoy demasiado sola. 
Quería promesas, quería caricias, y quería todo lo que no había tenido. 
Imaginé lo que hubiese sido, el tan temido si hubiera hecho esto... Sin embargo nada mejoró. Cada día alimente mis fantasías, y tanto lo hice, que termine revolcándome en ellas como un perro faldero en busca de cariño.
Y volvían las pesadillas, y volvía la desolación, y volvía la tristeza. Y las fantasías no servían, solo lo empeoraban.
Todo era patético. No era nada.
Me sentía como una gótica, deprimida, loca. Viviendo el furor de un amor adolescente. Ahora lo entendía. Pero el amor adolescente es el mas doloroso, porque es donde mas sufres porque es cuando armas mas drama.
Y entonces, lo sentí. Sentí que necesitaba algo, algo físico, y no era algo. Era alguien.
Alguien que me hiciera volar con cada palabra, y celar con cada suspiro. 
Solo respirar y soñar con una realidad. Eso era lo que quería, y lo que no tendría.  Solo alguien que llenara el vacío. Solo eso, tan solo eso.
Porque evitaba respirar, para que los trozos de vidrio no dolieran tanto al hacerlo. Porque revisaba su foto todos los días, como si algo en su sonrisa fuera a cambiar. Porque hacía todo eso con rencor. 
Porque odiaba a su nueva novia, una tal Regina Crawford. Al menos no estaba con Natalie, pero ella tampoco me agradaba.
La maldecía sin contenerme, y buscaba en ella los defectos que no existían. Preguntando si creían que era mas bonita o atractiva que yo, y simplemente esforzándome por hundirla, cuando en realidad solo me hundía a mi misma. 
En un abismo sin fondo.
Porque todo esto era inútil de decir. Porque sabía que si el mundo acabará mañana, correría a sus brazos, dejando lo que quedaba de dignidad a mi paso.
¿Quién haría lo contrario?
Aunque sus brazos le pertenecieran a otra, el me estrecharía en ellos sin inmutarse. Aunque sus labios fueran distintos, me besaría, sin inmutarse. Aunque su cabello no fuese el mismo, permitiría que me aferrase a el como si de ello dependiera mi oxígeno, y tampoco le importase. 
Nada importaría. Y entonces aprendería, a solo vivir el momento. 
Si no te vas a arrepentir luego. Solo hazlo. No vale arrepentirse de algo que realmente no fue malo. Porque si hay algo que he aprendido, es que es mejor no enamorarse. Nadie te lastima. 
Te Ama
Tu hermanita, Jer...
***
El profesor David, de Arte y Literatura, dejó de leer mi ensayo. Un silencio sepulcral invadió el aula. Todos mis compañeros permanecían en silencio, y algunos, lloraban. Mi ensayo era una carta no enviada, que el profesor David había enviado como tarea.
Con voz quebrada, el profesor me llamó al frente de la clase.
-Señorita.-Dijo en tono agudo.- ¿Usted hizo esto?.-
-Si.-Afirmé con voz rasposa.
-Es...Enternecedor.-Dijo con voz pausada. Yo estaba realmente avergonzada que esto fuese leído en clase, no era mi plan. Se suponía que solo el profesor lo leería.- Lamento haberlo leído en clase, señorita Lawrence, pero su carta en verdad merece ser escuchada.-Sentí como el color subía a mis mejillas y comenzaba a sentirme realmente apenada. Todos mis compañeros habían escuchado mis verdaderos sentimientos, dignos de un psicólogo.
Yo debería necesitar uno ¿Cierto?. En fin...
Todos me observaban diferente, con cierta pesadumbre. Y reconocí el sentimiento: Era lástima. Lo último que quise sentir en mi vida. Me sentía humillada. 
¿Y qué? No tenía una reputación que dañar después de  todo. 
Levanté la mirada, y extendí la mano.
-¿Puede devolverme el papel por favor?.-Dije con sequedad.
-Si...Aquí tienes.-Dijo entregándomelo.
Me devolví a mi asiento, estruje el fino papel blanco entre mis sudorosos dedos y lo convertí en una bola que acto seguido aventé al basurero.
Al sonar el timbre me levanté de mi puesto, un poco molesta, el profesor David me detuvo.
-¿Te molesta que lo haya leído?.-Pregunto un tanto arrepentido.
-No era lo que quería, me siento humillada. No quería que lo supieran.-Respondí con voz queda.
-Lo lamento Mel, no volverá a ocurrir, la próxima vez preguntare.-Respondió.-Puedes irte.-Asentí y salí de la estancia. 
La gente por los pasillos me observaba con curiosidad, con la misma mirada con la que de niña escudriñaba la jaula de un animal.
Sus ojos me seguían y me sentí acorralada. Corrí a la seguridad de mi habitación, y curiosamente no lloré. ¿Realmente podían acabarse las lagrimas? 
Gracias a Dios. Creí que nunca ocurriría. Ya no llorar parecía algo espléndido, ya estaba asqueada de ello.
Pensé en Jeremy. Sacudí la cabeza, levanté a Maggie del suelo, la posé sobre mi regazo y me dediqué a ver la televisión con la esperanza de olvidar algo. 
Como si ello fuese una anestesia. El calor que mi pequeña perrita irradiaba era semejante a una bola de luz y era reconfortante tener a un ser vivo al lado.
Con la yema de los dedos delineaba los contornos de su fino pelaje, hasta que repentinamente, caí dormida como siempre culminaban mis ataques de tristeza en un sublime intento de pérdida total de memoria.

***
Niñas, creo que me inspiré. Si bueno creo que habrán notado que estaba triste cuando lo escribí verdad? en fin :) Se que no es un capítulo muy largo, pero no estaba de muy buen humor y debo decir que incluso se me aguaron los ojos escribiendo esto :$ quizas hago sufrir demasiado a Melanie, pero ¡Hey! yo tambien escuche all by myself y llore como una tonta jajaj la mejor cancion para el despecho :) bueno se les quiere porfa COMMENTS para que el proximo cap sea LARGO en verdad :D 
pd. quiero saber algo: lloraron en este cap o en algun otro? ): tengo una amiga que me dijo que escribia completamente dramatico u.u


martes, 10 de agosto de 2010

Cap.23 Dirty Picture

I wish we had another time
i wish we had another place
but everything we have is stuck in the moment
Stuck in the moment-Justin Bieber (Oh como lo amo*-* oíganla, es mi obsesión)

***
Foto por foto, espacio por espacio, mis ojos veían con resuelto interés; mas mi corazón se hallaba cayendo en un profundo rincón de las oscuras esquinas del internado. 
Las lagrimas comenzaron a brotar sin detenerse en mis mejillas, más no dí crédito a lo que observaba, y me seguí torturando viendo aquellas malditas fotos.
Mostraban a una chica hermosa. Rubia, de ojos color miel y prácticamente perfecta dándole un apasionado beso a un chico insoportablemente apuesto de cabello marrón y despeinado que la sujetaba por la cintura. 
Como si no tuviera suficiente mentalicé la escena siendo yo Natalie besando a Jason, y me aborrecí a mi misma por ser tan increíblemente débil.
-¡Maldito desgraciado!.-Dije escupiendo las palabras. Hacía algún tiempo que no lloraba, compartir habitación con Valerie hacía que no lo hiciera por no darle el gusto de verme en mis momentos depresivos, pero ésta vez fue todo mas fuerte que yo.
Lloré como hacían muchos años que no lo hacía, y la sombra que hacía un mes me invadía los ojos se posaba en mis ojos reposados en la espera de ver el sol.
Pero ya había perdido la esperanza de ver ese magnífico sol, Jason, que soñaba con ver. 
La historia se repetía: El la abandona a ella por una animadora cuando ella más lo necesita.
Sentí entonces un vacío increíble en mi pecho, ya las lagrimas me cegaban.
Todo lo que entonces había construido con un esfuerzo descomunal caía poco a poco dejando destrozos a su paso. Los escombros del poco tiempo que había sido feliz quedaban esparcidos en el teclado de la computadora del escritorio. 
De pronto me vi en el piso, sentada y envolviendo mis rodillas con los brazos, como si fuese a desmoronarme y esa fuera la única manera en poder mantenerme en pie. La puerta crujió y chirrió haciéndome saber que Valerie estaba entrando en la habitación, pero poco me importo, no podría dejar de llorar aunque era lo que más quería. 
-¡Melanie!.-Dijo Valerie en un repentino impulso de compasión y fue a mi encuentro.-¿Qué ha pasado?.- Dijo angustiada. Pero yo estaba anegada en lagrimas y no podía emitir otro sonido que no fuera un sollozo lastimero.
Vi en los ojos de Valerie reflejado el miedo y comprendí que mi estado debía ser realmente perturbador.
***
POV's Valerie

Melanie no reaccionaba. La verdad temía que algo realmente malo hubiese ocurrido. La tome por los hombros y la sacudí con violencia en busca de que recapacitara pero mantenía su postura agazapada y se encontraba llorando sin descanso. Estaba realmente alarmada...Era muy ¿Raro?. Después de todo el trato entre Melanie y yo era realmente alejado...Por no decir hostil y escaso.
Sin embargo tenía miedo de lo que ocurría. Era como sí alguien hubiese...¿Muerto quizás?. 
-¡Por favor Melanie contesta!.- Chillé con dificultad, ya que mis palabras se ahogaban entre sus gemidos. Por fin reunió la suficiente fuerza o eso supuse y habló.
-E-el m-me dejó...-Dijo en pleno ataque de histeria. 
-¿Quién Melanie?.- 
-E-el.-Dijo por fin levantando la mirada y observando el monitor. Me levanté sin realmente estar consciente de mis movimientos y di click en el mouse. Los colores aparecieron y de pronto observé una chica de tez clara y un chico apuesto besándose. Seguí bajando el cursor y vi el pie de la última foto que rezaba: ''Ya no te quiere''. Y la presentación de fotos llegaba a su final.
Con la mano temblorosa comprendí que significaba eso. Ese debía ser el novio de Melanie, y definitivamente, la había engañado. 
-¿E-el era tu novio?.- Pregunté temerosa.
-Era.-Dijo recalcando la palabra y observándome con unos ojos negros y opacados por una mirada sombría. Las lagrimas seguían corriendo por su rostro y resbalaban en su labio inferior, con increíble frialdad levantó su dedo índice y se limpió las mejillas  y los ojos empañados por el llanto y se levantó con la cara hinchada y enrojecida.
-Mel...¿Estás bien?.-Dije conmocionada aún por tal cambio de humor.
-No, pero ahora al menos sé, que todo lo que dijo fue mentira, y que terminé aquí por su culpa y el ni siquiera se inmutó.-Respondió pausadamente.
-¿Por su culpa?.-Interrogué.
-Si, me escapé con el y mis padres me enviaron aquí como una forma de castigo.-
-¿Lo amabas?.-
-Eso había creído, pero ahora sé, que el amor es una nueva forma para lastimarte y debí entenderlo la primera vez.-Replicó fríamente.
Quise volver a preguntar pero cerré los labios por miedo a oír cierta respuesta, y también por discreción.
-¿Donde está Maggie?.-Dijo ansiosa.
-No lo sé; creo que bajo la cama.-Dije encogiéndome de hombros. Melanie se agacho y miró y efectivamente allí estaba, la sacó con cuidado, la acunó en sus brazos y rompió a llorar nuevamente. 
Era un llanto desgarrador, como si alguien...Como si alguien hubiese muerto, pensé nuevamente. Estaba asustada realmente por Melanie. 
No paso mucho tiempo, hasta que cayó rendida en un sueño profundo en la misma posición fetal, abrazada a la inmóvil Maggie y en el piso de la alcoba. 
Angustiada, tome su teléfono celular y revisé sus contactos en busca de alguno que me pudiese ayudar. Como tenía fotos de algunos, reconocí al chico de la foto que le habían enviado y marqué. Sigilosa, me encerré en el baño y espere paciente a que contestará.
Casi iba a colgar cuando de pronto habló un chico.
-¿Hola?.-Dijo dudoso.-¿Mel?.-
-No, soy Valerie, Valerie McCoy.-Dije con voz rasposa.
-¿Dónde está Melanie?.-Dijo en tono áspero.
-Está llorando en el piso en este mismo momento, aunque supongo que no debe importarte demasiado.-Dije comenzando a enfurecerme.
-No, no me interesa. Por simple curiosidad ¿Porqué esta llorando?.-Dijo con una indiferencia que helaba las venas.
-Por las malditas fotos que mandaste.-Dije reprimiendo varios insultos que se me venían a la mente.
-¿Cuáles fotos? No le he mandado nada desde hace mucho tiempo, es más, no le hablo desde que piso Bromley.-Dijo.
-Pues le llegaron unas fotos de tu nueva 'noviesita'.-Dije escupiendo la palabra. No sabía porqué de repente quería defender a Melanie, pero definitivamente, lo estaba haciendo.
-¿Qué fotos?.-
-Unas de un empalagoso beso con una rubia estúpida.-
-Y-yo no he enviado ninguna foto...-Dijo con cierto nerviosismo.
-Quizás no tú, pero definitivamente nunca te perdonará esto Jason, ella pensaba que la amabas.-Dije con rudeza.
-Yo no la amaba, no la amo y nunca la amaré.-Dijo escupiendo las palabras.
-¿No...No la amas?.-Dije sorprendida, como cuando de pronto te abofetean.
-No, jamás sentí nada por ella. Fue un simple juego para mí.-Dijo como un típico patán.
-¿Sabes lo que le costo tu juego cretino?.-
-No.-
-¡Su vida entera! Nunca dejará de agradecerte que la hayan enviado aquí por ti. ¡De seguro haz de estar orgulloso! Desgraciado.-Dije cerrando de golpe el teléfono sin despedirme ni arrepentirme. 
Cuando analicé la conversación supe que el era un patán y que realmente lo odiaba y que Melanie no se merecía a alguien como el.
Cuando abrí la puerta, Melanie se hallaba sentada en el suelo frente a la entrada del baño y había escuchado la conversación. 
En su rostro se reflejaba ya no la rabia y las lagrimas que antes se habían mostrado con tanto empeño, ahora solo quedaba una tristeza profunda, honda y sincera que me era imposible ignorar.
-¿Lo escuchaste?.-Pregunté. Cabeceó afirmativamente.-¿Estás bien?.-Interrogué de nuevo sentándome en el piso junto a ella.
-No.-Dijo ocultando su cara entre las manos. Si alguna vez llegué a odiarla, en ese momento ese sentimiento se había disipado. Ahora solo sentía lástima de aquella pobre chica. No tenía a nadie. Y no era una noticia nueva para el colegio. Sus padres ni siquiera la habían llamado desde que había entrado o eso era lo que teníamos entendido. 
***
POV'S Jason

Esa patética  Valerie me había llamado y ahora no sabía que pensar...Estaba tan deprimido y confundido.
Ahora Melanie conocería una mentira que estaba intentando creerme, pero no me importaba, así era mejor. Ella no lloraría por mí, y yo no lloraría por ella.
Estábamos a mano.
Ya yo había derramado suficientes lagrimas por su causa, y estaba seguro de que ella por mi no lo haría. Así que me olvidaría de ella, como ella lo había hecho conmigo. O quizás no...Pero me había mentido aunque Josh dijese lo contrario. ¿Porqué habría de creerle? después de todo el la amaba así que haría lo que fuese porque ella quedara bien. No le creería.
-¿Jason?.-Llamó mi madre a la puerta de mi cuarto.
-¿Sí?.-
-Baja a cenar.-Dijo jovialmente.
-No tengo hambre.-
-¿Y desde cuando no cenas?.-Preguntó entrecerrando los ojos.
-Desde hoy.-Contesté groseramente.
-¡A mi no me respondes así!.-Dijo ella con mirada reprobatoria.
-No estoy de humor.-Respondí.
-¿Y que te pasa?.- Inquirió.
-Melanie.-Respondí.
-¿Qué?¿No ha vuelto?.-
-Ni lo va a hacer.-
-¿La extrañas hijo?.-Dijo con ternura.
-No es eso...No quiero quererla.-Dije sinceramente.
-Es muy difícil que tu mente domine a tu corazón...¿Porqué?.-
-Ella me mintió...Me dijo que volvería, y no fue así.-
-Quizás no estaba en su poder esa decisión ¿No crees?.-
-Pudio habermelo dicho.-
-No quería lastimarte.-
-¿Porqué todos dicen eso?.-
-Porque es la verdad , cielo. Si te amaba nunca hubiese querido que eso fuese así. ¿Verdad?.-Dijo maternalmente. Ella si sabía como podía mostrarle mis sentimientos.
-Yo...Pero ahora lo arruine.-
-¿Porqué?.-
-El otro día...Me di un beso en el parque con Natalie y...Nos tomaron fotos y se la enviaron, fue una trampa.-Dije con remordimiento.
-¿Y ya las vio?.-Asentí levemente.- No hay nada que puedas hacer, afronta las consecuencias del despecho, deberías avergonzarte.-Dijo negando con la cabeza. 
-Lo sé.-Dije.-¿Qué hago ahora?.-
-Lucha por ella.-Susurró.


***
WOW me acabo de dar cuenta que tuvimos la GENIAL' cifra de 18 comentarios *_* no es maravilloso? O: jajaja pues no saben lo emocionada que estaba por eso y porque ya tenemos 142 seguidores!!! esto supone una GRAN cifra!! y ya casi llegaremos a las 4000 visitas :'D y todo gracias a uds chicas muchísimas gracias!! y bueno se que no estuvo interesante de WOW pero se pondrá mejor, viene algo que estoy segura NADIE espera xD
pd. *En respuesta a comments: Las fotos de los nuevos personajes estan en la pag. de personajes ^^ cambie la de Mel diganme si les gusta si no deje un comment BESOS!!


lunes, 9 de agosto de 2010

Rompiendo el Silencio ganó el 3er lugar :)


Wiiii quedamos de terceras eso para mí está bien^^ ajajaj 
porque estuvo MUY reñido D: es que los otros sitios con los que competía tenian MUCHÍSIMAS visitas O: jajaja pero bueno gracias a ustedes mis bellas silenciosas pudimos llegar al 3er lugar ^^
gracias a JBMW!!!! un besote
pd. HOY SI PROMETO QUE HABRÁ CAP solo faltan corregir algunos de talles :)

miércoles, 4 de agosto de 2010

Cap 22 La Barrera del Silencio

***
Estaba caminando por el pasillo, en el intermedio de clases y me dirigía a los lockers cuando de pronto, un chico alto que venía riendo junto con su grupo de amigos chocó conmigo pues venía distraída. No debo decir lo avergonzada que me sentí al ser derribada de esa manera en pleno corredor, sin embargo era curiosamente amable y me ayudó a ponerme de pie.
-¡Oh! Lo siento mucho...-Dijo pensando en mi nombre, el cual por supuesto no conocía.
-Melanie.-
-Oh, Melanie, lo siento mucho no fijé por donde venía.-Dijo dedicándome una sonrisa cálida. 
-Eh... Sin cuidado.-Respondí devolviéndole la sonrisa tontamente. No era que yo me caracterizara por mi agilidad y coordinación.
-Me llamo Nicholas, todos nos preguntábamos cual era tu nombre Melanie.-Dijo estallando en carcajadas. 
-Si bueno...-Dije avergonzada.
-¿No hablas demasiado eh?.-
-Yo creo que no.-Dije buscando el momento propicio para organizar una huida de la espantosa escena.
-Eso pensamos.-Dijo sonriendo.- Pues bien el es Richard...-
-Ricky.-Dijo extendiéndo su mano un chico fornido y rubio. La tomé esbozando la mejor sonrisa que pude.
-Nicole.-
-Un placer.-Dijo una chica risueña de cabello rubio. 
-Y ella es Tara, mi melliza.-Dijo al final.
-Es un placer conocerlos a todos.- Dije sin saber que hacer.
-Igual.-Contestó la chica de pelo rubio.- ¿Con quién compartes habitación?.-Dijo sonriendo.
-Agh.-Exclamé haciendo una mueca.- Con Valerie McCoy.-
-Oh...-Dijo Nicholas riendo.- Te compadezco.-Todos rieron al unísono.
-En realidad, es insoportable.-Dije contrariada.
-Te creemos.-Dijo Tara.-Desde que llegó aquí solo se queja.-
-Debe ser por eso que sus padres la trajeron aquí.-Mascullé.
-¿Porqué viniste aquí?.-Preguntó Ricky.
-Es...Una larga historia...-Dije tratando de evadir el tema.
-Vamos Mel, todos han llegado aquí por alguna razón.-Continuó.- Yo llegué aquí porqué mis padres murieron y mis tíos no querían quedarse conmigo...Así que de una u otra manera, se deshicieron de mí.-Dijo encogiéndose de hombros. En realidad no parecía que le importara demasiado...
-Nosotros.-Dijo Tara refiriéndose a ella y a su hermano.- Terminamos aquí por que nuestros padres decidieron que tendríamos una ''mejor educación'', si nos trasladábamos a Bromley.-Dijo sin inmutarse.
No me había dado cuenta de que ya estábamos sentados en un círculo y que habíamos llegado a la estancia de la escuela, que estaba completamente alfombrada de rojo.
-Bien...-Acepté.- Estoy aquí por que me escapé con un chico.-Todos se quedaron atónitos, pues en verdad yo tenía escrita en la frente la palabra ''Monótono'' y eso era demasiado revolucionario para una chica como yo.- No crean que me fui de la ciudad ni nada parecido.-Aclaré.- Solo que ellos son demasiado estrictos, aunque la verdad fue la mejor excusa que hallaron para plantearse que yo llegará...A aquí. En realidad está fue la segunda fase de su plan.-Dije irónica.
-¿Segunda fase?.-Preguntó Nicole.
-Si, antes de venir aquí estaba en Londres, donde viví un mes de corrección con una tía o algo parecido, pero después de todo, igual culminé aquí.-Dije con rabia.
-Terminar con broche de oro.-Bromeó Nicholas.
-Al parecer.-Dije fulminándolo con la mirada. Éste se mostró apenado y calló.- Y tu Nicole co....-Iba a preguntar como había terminado en Bromley pero el timbré tocó dando fin a la charla.
-Eh...Luego te digo Mel ¡Chao!.-Gritó Nicole y salió corriendo, seguramente apresurada por sus clases, traté de pensar, pero estaba muy... ¿Nerviosa?.
-Siempre es lo mismo.-Dijo Nicholas con cara fastidiada.
-¿A que te refieres?.-Inquirí.
-Nunca hemos logrado sonsacarle porque está aquí, pero la razón, sea cual sea, no debe ser buena.-Dijo de forma tenebrosa.
-¿Porqué lo dices?.-Insistí.
-Si fuera una buena razón, ya la hubiésemos conocido.-La forma en que lo dijo y el ambiente del lugar donde nos encontrábamos hizo que me estremeciera levemente. 
-¿No sabes nada de ella?.-
-Únicamente sé que es adoptada, sus padres murieron, pero jamás me dijo como sin que empezara a deshacerse en llanto.- 
-¿Y nunca habla de ello? Es decir, no se ve mala.-Dije pensando en sus facciones sonrientes y su pelo alborotado.
-No, es  muy cierto que no, sin embargo a veces...A veces Tara dice que llora por las noches.-Dijo estremeciéndose como lo había hecho yo hacían unos minutos. Eso hizo que me diera cuenta que nos hallábamos solos en el pasillo ya desierto de los estudiantes que hacían unos segundos lo habitaban. Todo era tan misterioso... Era un escenario perfecto para una película de suspenso. 
Era ya muy tarde, de hecho, era hora de la última clase del día, aproximadamente las 5 de la tarde, el día estaba nublado, como siempre en Inglaterra. Luego del silencio noté que era yo quién tenía que responder.
-Oh, lo siento; me distraje un poco...¿Qué traerá entre manos Nicole?.-Pregunté casi para mí misma.
-Sé lo mismo que tú.- Dijo encogiéndose de hombros.
-Ya...-Dije dejando la frase en el aire.-
Hubo un silencio incómodo hasta que de pronto recordé que estaba perdiendo clases.
-¡Oh Dios!¡El timbre ya sonó!.-Dije alarmada.
-Si.-Dijo con descuido Nicholas. 
-No...¿No te importa?.-Dije sorprendida.
-No.-Dijo restándole importancia.
-A mi sí así que...¡Mejor me voy!.-Dije recogiendo mis cosas. Tomé mi bolso y me fui con rapidez. 
Era inconcebible que alguien fuera tan despreocupado, pero al fin y al cabo era un chico. 
Lamentablemente no tomé en cuenta que al llegar al salón de Trigonometría el profesor McKensley se enfurecería. 
-Llega un poco tarde...¿No lo cree Señorita Lawrence?.-Dijo dando pausa a la clase al verme entrar. El señor Robert McKensley era bastante mayor, de tez pálida, el  cabello repleto de canas blancas como la nieve, como si se hubiese quedado afuera en medio del invierno, y la nieve se hubiese quedado.
-Lo siento Profesor McKensley.-Me disculpé. El me miró con ojos severos.
-Espero en verdad señorita Lawrence, que no se repita este tipo de atraso, después de todo no es de mi gusto interrumpir mis clases por una sola alumna descarriada.-Dijo rígido.
-D-Disculpe, le prometo que no ocurrirá otra vez.-Tartamudeé dirigiéndome a mi asiento.
 A mitad del estrecho camino que había hacia mi mesa trastabillé con uno de los bolsos de mis compañeros, provocando las risas de la clase entera.
-Señorita Lawrence.-Dijo el profesor ya molesto.
-¿Si?.-
-¿Le molestaría comportarse como es debido?.-Dijo con un tono insoportable.
-Disculpe es que...-
-¡Es que nada!.-Dijo casi gritando.-¡Usted no me replica!¡A la oficina de la directora, Lawrence!.-Dijo para terminar con su regaño. Toda la clase estaba expectante a lo que sucedería.  Con la cara roja de furia, salí de la estancia y me dirigí hacia la oficina de la directora Katherine Lockwood. Con el paso firme toqué la puerta luego de saludar a la amable oficinista que afuera se hallaba y la mujer seria de aspecto altivo y elegante me indicó que me sentara.
-La estaba esperando señorita Lawrence.-Dijo con tono distante y profesional, aquel tipo de ritmo de voz que solían usar para grabar en las operadoras telefónicas.
-Eso supuse.-Dije molesta.
-Antes que todo, quiero que sepa que en esta institución nos hacemos respetar, tanto el cuerpo de profesores como los superiores, y los respetaremos a ustedes en la medida que los estudiantes hagan de ese respeto algo recíproco.-Dijo mirándome de forma reprobatoria.-
-Directora Lockwood yo...-Levantó el dedo índice en señal de que debía guardar silencio. Cerré los labios fastidiada.
-Espero que en un futuro, señorita Lawrence sea capaz de cerrar la boca y esperar a que sus superiores le indiquen cuando puede opinar. En esté caso usted le ha faltado el respeto a su profesor de Trigonometría, a pesar de que este se había comportado de forma condescendiente con usted. Yo solo espero que en próximas oportunidades usted sepa comportarse como es debido mientras permanezca en Bromley.-Esperó a que asintiera con un movimiento seco de la cabeza y añadió.-Puede retirarse a su habitación, no se le impondrá castigo por ser la primera vez.
No hace falta indicar lo ofendida que me sentí al ser regañada de manera tan injusta, después de todo, yo no había hecho nada malo. Yo comúnmente aceptaba mis errores y solía ser de la manera mas justa posible con mis defectos, pero esto era realmente exagerado. ¡Si tan sólo me había caído...! 
Me fui a mi habitación mentalizando la tortuosa tarea de Trigonometría que me esperaría.
Me detuve un momento en el comedor con la esperanza de que me dieran comida por adelantado para la cena, no tenía intenciones de bajar. No tenía ganas de nada en ese momento. Me quedé un breve tiempo fuera de la alcoba, maravillándome con el hermoso paisaje que ofrecía el ventanal de cristales transpaentes que se ubicaba en la puerta de mi habitación..Y la de Valerie. Todos los maravillosos árboles rociados por los cristalinos destellos blancos, el césped tapizado de nieve y sobretodo las hermosas flores de diversos colores  cubiertas de copos.  No reprimí un suspiro y entré a la habitación. Valerie aún estaba en clases por lo tanto el ordenador estaba libre para mí durante unos veinte minutos. Encendí la máquina y esperé a que se iniciara. Abrí la ventana de ''Internet'' y enseguida abrí mi correo electrónico para revisar la bandeja de entrada. Tenía varios ''Correos Basura'' y algunos de tiendas con novedades y cosas por el estilo. Seguí borrando hasta llegar a un correo que veía en las letras remarcadas en negro el E-Mail de ''anónimo''. Abrí el correo y retire la típica advertencia de ''Correo no deseado'' y bajé el cursor. 
Comenzaron a desfilar un ''Collage'' de imágenes, que terminaron por destrozar los pedazos incinerados de mi vida arruinada... (Continuará...)


***
POV's Josh (A pedida del ''público'' jaja)

Estaba sencillamente furioso con mi hermano. ¿Cómo era posible que Jason pudiese querer hacerle tanto daño a una chica a quién amo? La posibilidad no era procesada por mí en ese momento. 
Recordé la quebrada y triste voz ilucionada de Melanie al recibir mi llamada. Nunca había querido llorar tanto como lo quise en ese momento. Era frustrante la forma en que su dulce y cálida voz se veía deformada por un llanto irreprimible, que con su fuerza, que jamás dejaría de admirar, había logrado aplacar. 
Yo no era tan fuerte, y al colgar el teléfono aquel día, no pude evitar que mis ojos se vieran empañados por el llanto que me inspiraba la desdicha de alguien a quién amaba. Yo había cerrado los ojos al ''Noviazgo'' que habían experimentado mi hermano y ella, pero me era imposible hacerlo al pensar lo sola, triste y desgraciada que estaba Melanie en Bromley.
Me sentía perdido en un torbellino de emociones y comprendí lo que era perder a alguien a quién realmente quieres. Yo siempre pensaba en las exageraciones que presenciaba al oír a mis amigos soñar con la vuelta de alguna chica, ahora, me sentía reflejado en aquellas exclamaciones de tristeza.
Me parecía imposible que alguien pudiese desearle algo malo a Melanie. 
Natalie.
La estúpida Natalie...¡Cómo la odiaba! Aún recuerdo lo terrible que era ver su rostro hipócrita paseándose gozoso por mi casa, y que seguramente volvería a ver. Incluso tenía en cuenta los días en los que ella estaría en la casa para no toparme con ella. Natalie era completamente infiel, y lo era a cualquier novio que pudiese tener. Aborrecía cada paso que daba sobre la tierra, y me parecía inaudito que alguna vez la llegué a ver linda. Jason era demasiado superficial, solo había iniciado una relación con ella por ser ''bonita'' y animadora..
Melanie me inspiraba tanta lástima...Ella había sufrido tanto y lamentablemente seguiría siendo así aunque yo quisiéce lo contrario. 
Jason me había contado los principios de la adolescencia de Melanie, y me partió el corazón, ella era...Tan...Perfecta. Y todo volvía al mismo curso: Tiene un novio y la deja por una animadora, dejando como resultado tiempo de desdicha para ella.
Sin pensarlo me encontré perdido en un desastre  de pensamientos sobre ella. Y nunca olvidaría su sonrisa resplandeciente en el momento en el que le regalé a la peluda Maggie.
No es que no hubiese visto sus sonrisas antes pero esa definitivamente fue especial...
Recordé con nostalgia la primera noche en que la vi, cuando Jason la llevó a casa a causa de la lluvia torrencial y entonces supe que ella era...Era Melanie simplemente. Melanie Rose Lawrence Collin. Nadie tenía que decírmelo para saberlo. 
¿Qué demonios pensaba? No podía estar enamorado de ella...No cuando ella lo estaba de mi hermano...¿Realmente me importaría ella tanto que sería capaz de arrancarla de sus brazos?.
No me faltaron las ganas al recordar las frías palabras indiferentes de Jason: ''Nunca la quise''.
 Recordé con rabia esas palabras y me pude imaginar dándole un golpe en la cara. Traté de borrar esas violentas imágenes de mi mente, pero me era imposible. Jason era necio, solo escuchaba lo que realmente quería oír, solo eso. Ella como siempre sembraba cizaña y el creía todo como un bebé cree en un amigo imaginario, por mas que conocía la insoportable personalidad mentirosa y prepotente de Natalie. Escuche todas las canciones tristes que pude encontrar con un significado relativamente coherente para mí. 
Pero ninguna canción expresaba en sus magníficas y elaboradas letras que haces cuando tu hermano ama a una chica y no lo quiere aceptar por la terquedad de creer en una telaraña de engaños, y cuando amas a esa chica a  la que quieres en un silencio inexplicable. 
Cuando ella ya cree que la olvidaste, cuando tú mirada significa que así lo interpretaste y no queda mas opción que llegar a intentar creerlo tú mismo, cuando en el mas profundo agujero de tu corazón sabes que es una mentira mas grande que una iglesia y que por miedo a decir lo que sientes no puedes hacer mas que eso: Un cómodo silencio. Frío. Profundo. Triste. Pero la solución mas fácil de la cobardía. 
Todos guardamos en la mas callada de las verdades un sentimiento real.  Un silencio, un arma de doble filo. Peligrosa estrategia en el amor, porque aquel que calla queda en el olvido. 
Pero...¿Quién se atreve a quebrantar ese silencio que puede cambiar tu vida?.
¿Jason quería lastimarla...? 
No tenía mas opción que evitar lo imposible y tratar de conquistarla de la única forma viable, probable y comprensible: Acompañándola en un camino sin retorno, devolviéndola sana y salva a su sendero y recobrando la esperanza de vida que quedaba en su recuerdo.
Rompería la barrera de ese silencio abismal que me separaba de ella, sin importarme cuán peligroso era jugar con los verbos. 

***
Estaba realmente inspirada al final de este capítulo
Bueno, gracias por leer  ^^ quiero dar agradecimientos especiales esta semana:
Gracias a Xcaret por ser una  genial amiga bloggera siempre leer coementar y apoyar!!!a Rosebelle por siempre ser tan linda conmigo y la verdad amo sus comments!! a Noni Tru por tener un blog hermoso con una genial causa!! A Lara Sweetie Love por leer toda la historia de una sola vez e incluso llorar con ella!! A Giorgi por leerse también la historia completa en un rato y ser de mis mas recientes lectoras!! Y no hace falta decir MELISSA porque sabe que viene incluida en cualquier agradecimiento (por favor hazte un blog para podeer hablar!!) Jjajaj xD No se sí me falte alguien mas pero quiero decirles que las amo a TODAS las que lean! y que son muy importantes para mí :D (hasta cada una de ustedes las que no comentan!!) Y bueno lectoras silenciosas si pueden comenten y háganme saber que estan ahí!! Comenten si quieren saber que pasará con las fotos que le enviaron a Melanie!!
PD. Las imágenes de los nuevos personajes se encuentran disponibles(: