Followers♥

lunes, 5 de julio de 2010

Cap.15 Puesta en Escena





***

Hay veces en las que te preguntas ¿Para qué?¿Para qué seguir?. 
Ya no tenía nada, no me quedaba el deseo de seguir adelante y es que ¿Porqué debería hacerlo? Las únicas personas que tenía eran mis padres...Y si ellos no me querían cerca ¿Quién lo haría?.
Stephanie era una de las personas más cercanas a ello, pues ni siquiera hermanos tenía...Ya no. Mis abuelos vivían en Canadá demasiado viejo para contactarlos. No tenía a nadie capaz de interceder por mí, nadie que evitara las más terribles consecuencias. 
Los días siguientes a ese evite a Jason como nunca, el me seguía, pero yo sabía que yo no le convenía, que era una catástrofe para el, que lo lastimaría. Y yo..Después de mucho reflexionar, entendí que era estúpido de mi parte no entender la realidad de que Jason era lo mejor que podía tener en mi vida; sin embargo la idea la rechazaría...Siempre. 
No quería que me hirieran..Yo tenía miedo a enamorarme, a sucumbir en las redes de la telaraña del noviazgo. Ya me habían engañado, me habían dejado por una Natalie cualquiera cuando más había necesitado un hombro en que llorar; y desde entonces, prometí que no caería en la misma trampa de desdichas. 
Mi corazón, estrujado de rencor, odio y despecho, con un mínimo rincón limpio y sano, que me había encargado de proteger en una coraza personal y áspera en la cual no me permitía a mi misma sentir como cualquier otra persona.
Los pasillos repletos de personas, que ahora se apartaban curiosas y con miradas acusadoras después de aquello de Natalie y Jason, luego me parecerían nostálgicas miradas de cariño. Poco faltaba para que fuera con mi tía Meredith, tan solo un par de semanas. 
Ya ni siquiera toleraba la compañía de Stephanie. Cada vez me encontraba mas solitaria, más cabizbaja.
No podía evitar llorar de vez en cuanto...Y después de tanto llorar años después de la muerte de Jeremy, ahora tenía un nuevo motivo por el cual amargarme la existencia. Todo me pasaba a mí, era como si el destino no quisiera que le dejara nada a nadie, pero definitivamente sería hablando en el caso de privarlos de las desgracias.
Jason seguía persiguiéndome, el no desistía de ello. Pero yo no quería hablarle...Y no lo hice hasta el día en que se entero por Stephanie de mi ida al internado.
-Melanie.-Dijo sin aliento el último día de clases en el que comenzaba la temporada de vacaciones navideñas.
-Jason.-Susurré mirando fijamente sus hermosos ojos claros. 
-Al fin respondes.-Dijo con una sonrisa amarga. No pude soportar lo hermoso que se veía, casi dolía.
-Yo...Jason..Lo siento.-Me disculpé rehuyendo su mirada penetrante.
-Mel, no te disculpes.-Dijo parándose frente a mí.- Ven...-Me llevó a un banco apartado de la entrada de la escuela, donde crecía un árbol escuálido y torcido que daba una sombra cálida a sus pies, pero no me senté.
-¿Qué me quieres decir Jason?.-Pregunté.
-Yo...Se lo del internado.-Dijo palideciendo.
-Jason yo...Te juro que no quiero ir, y me hubiese gustado que no...Lo supieras.-Dije tragando con dificultad. 
-Se que no quieres ir Mel; lo sé. Y yo no quiero que vayas.-Dijo abrazándome por detrás. Puso su mentón sobre mi cabeza y yo subí la mirada.-Y no dejaré que te vayas Melanie.-Susurró a mi oído.
-¿No?¿Y cómo piensas evitarlo?.-Murmuré.
-Nos escaparemos.-Susurró. Reí ante tan alocada idea.
-Tienes.. ¿Tienes una vaga idea de la cantidad de personas que están a disposición de mis padres para vigilar mis movimientos?.-Dije riendo por lo bajo.
-La tengo, pero no me importaría hacer una locura más.-
-Jason.-Dije girando para verlo a los ojos.- No podemos, no puedo...Aún queda un poco de tiempo...Primero iré con mi tía abuela Meredith, terminaré el año escolar y me iré al...Internado.-
-No permitiré que te vayas.-Dijo tomando mi mano.
-Ya hablamos sobre ello Jason...Es...Imposible.-Dije con un hilo de voz.
-Melanie...-Susurró.
-Jason.-Repliqué.
-He..He estado pensando y...Es el último momento que me queda para decírtelo...No quiero que te  vayas sin saberlo.-
-¿Qué quieres decir?.-
-Melanie...Yo..-Mi corazón latía fuertemente en un ritmo acompasado.
-¡Mel!.-Gritó Madison a lo lejos.
-¿Si Jason?.-Pregunté.
-N-Nada..-Dijo girando los ojos.
-Mel, lo siento es que tengo que hablar contigo, ¡Es muy importante!.-Madison me tomó de la mano, y Jason me soltó con suavidad.
-Jason...A las diez en el parque.-Susurré antes de irme. No sabía que estaba pasando, ni en que momento había llegado a esto, pero no lo evitaría.
-Lo siento Mel.-Se disculpó Madison de forma atolondrada.
-No hay cuidado.- Dije aunque de verdad me importara.
-Es que quería saber si podríamos salir mañana...Ya sabes...Como te vas..-Dijo  en forma lastimera.
-No podré..Me iré mañana.-Dije mordiéndome el labio.
-Vale...Pero Mel, sabes que te extrañare ¿No? Llamarás.. ¿Lo harás verdad?.-Dijo suplicante.
-Cada semana.-Suspiré sonriendo.
-Por tu bien.-Gritó Stephanie.- Sino...Digamos que no amanecerás en tu casa.-Dijo riendo.-Secuestro.-Canturreó.
-Uy ¡Qué miedo!.-Dije dramáticamente.
-Ja,ja espero que así sea.-Rieron a coro.
Estuvimos hablando toda la tarde, una mezcla de nostalgia se hallaba en mi, tuve que reprimir las lagrimas con mucho esfuerzo, ya no podía continuar así...
No tarde mucho en encontrar pretextos para zafarme de mis dos amigas y pude  volver a la seguridad de las paredes de mi habitación.
Miré fijamente cada cosa que estaba allí, tocando todo, grabándolo en mi memoria.
-¿Mel?.-Dijo la voz estridente de Amy a mis espaldas.
-¿Qué quieres?.-Dije con desprecio.
-Y-yo quiero disculparme...-Contestó.
-Vete de aquí.-La eché.
-Pero Mel...-
-No existen los peros en esta conversación.-Sentencié.
-Melanie ¿Te molestaría mucho voltear a verme? O al menos escucharme...-Dijo suplicante.
-No quiero verte, mañana me iré y al lo único bueno será que podré dejar de verte nuevamente.-Dije sin verla.
-Escúchame.-
-¿Qué tengo que oír? Espera.. ¡Ya sé! ¿Cómo le contaste a toda la escuela lo que paso con Jason u otra cosa de la que aún no me he enterado? ¡Qué maravilloso es tener un espía en tu propia casa!.-Dije sarcástica.
-Melanie no fue mi intención lastimarte.-
-¿No? ¿Y entonces, dime Amy, para qué exactamente fue que le dijiste todo a Natalie?.-Pregunté enfurecida.
-Es que...Entiéndeme tú hubieses hecho lo mismo...-Se excusaba.
-¡Oh! ¿De verás?.-Repliqué.- ¡No Amy! ¿Y sabes porqué JAMÁS haría algo como eso? No porque me caigas bien, ni porque seamos familiar ¡No vayas a creer que es la razón! Sino porque yo, Amy, conozco un término que te sería muy útil conocer y es: Lealtad. Y yo soy leal a las cosas que me han enseñado; como a limpiar mi habitación, ser educada, y principalmente los principios. Mi padre y mi madre lo poco que han estado conmigo, me han enseñado que no debo mentir ni dañar a las personas con cosas tontas sin fines importantes. Y posiblemente a ti no te lo hayan enseñado Amy, pero tu actitud y tu futuro depende de como vivas ahora ¿Crees realmente que Natalie Steven es tu amiga?.-Dije sin piedad.
-Claro que lo...-
-¡No Amy!.-Interrumpí.- Eres solo un fácil pretexto para llegar a mi, porque, si no lo habías notado, me detesta. Eres una herramienta, un peón de su juego,  y como vives en mi casa es perfecto. Pero eres demasiado ingenua Amy.-Continué con rabia, pero me contuve, me contuve al ver asomo de lagrimas en los ojos de Amy, ya que por fin vi, que las palabras penetraban en su frívolo cerebro.- Amy lo siento.-Dije con calma.- Pero no puedo hacer nada para evitar decirte esto...No sabes cuánto llegué a odiarte el día en que mi padre anunció mi ida al internado y como sonreíste de placer ante la noticia que destruiría un poco más mi existencia.-Dije con un hilo de voz.
-Sé que soy una mala persona, y tengo defecto pero no me parece justo que tú...-Comenzó Amy.
-¡Oh no Amy! No vengas con sermones de valores morales siendo tú de las primeras en la casa que carece de ellos, no soy perfecta, lo acepto tengo muchos defectos, pero tú Amy, sabiendo lo arruinada que está mi vida en este momento, y sabiendo que tienes un porcentaje de culpabilidad en ello; no tienes una idea mejor y digna de ti, que venir a pedir disculpas y a hacerte víctima en un momento fuera de lugar.-Dije cada vez desesperándome más aún.
Amy no contestó, no supe si por discreción, o por que sencillamente no halló que decir. Y así era mejor, yo continuaría hablando y volviéndome loca un poco más si continuaba replicando en la forma estúpida en que lo hacía, negando sus acciones ya de por si pasadas del límite estrecho de mi paciencia.
-¿Terminaste?.-Preguntó con voz apagada.
-Si Amy, terminé.-Suspiré.
-C-creo que...Es mejor que me vaya...-Dijo con voz temblorosa, yo sabía que de un momento a otro se echaría a llorar, quizás por el efecto de mi largo y tendido discurso, o por simplemente mera formalidad teatral.
Me deshice de mis zapatillas y me estampé contra una almohada suave y esponjosa. Maggie se iría conmigo a Londres, y no por un gesto benevolente hacía mí, sino porque mi madre la aborrecía abiertamente.
En Londres haría un frío desgarrador, así que me había encargado de adquirir prendas invernales para ambas. La verdad me la había pasado en grande probándole a Maggie cientos de conjuntitos adorables y de colores vivos o sobrios. Desde zapatitos hechos a su medida encargados a una tienda dedicada a perros, hasta gorritos y demás. Y como era en lo único que podría ocuparme favorablemente para el viaje decidí que al menos no se harían tan amargos todos los preparativos. También lo utilicé como excusa para comprar barbaridades de ropa para mí, y como a mi madre le encantaba este tipo de derroches, no solo me apoyo al cien por ciento, sino que hasta de vez en cuando, participó.
Ya había hecho la penosa tarea de empacar toneladas de ropa para el Diciembre entero que pasaría allí y derramé amargas lagrimas en el transcurso de la obra. 
Había llorado mucho, y no me cansaría de hacerlo. Iba a abandonar todo por un mes eterno, y al volver me quedaría para regresar de nuevo. 
Estaba segura de que en el proceso me desmoronaría, ya no podía soportarlo, el dolor agudo y profundo que me partía en dos o más.
Quería que alguien viniera, que me reconstruyera. Que con un rollo de cinta adhesiva envolviese mi corazón. Estaba al tanto de alguien que querría hacerlo, pero yo no se lo permitiría, el orgullo me consumiría antes de ello.
Apilé las cajas llenas de ropa y algunas pocas cosas en las esquina de mi habitación y me tiré al suelo hecha un ovillo, torturada, en medio de una crisis nerviosa.
Stephanie, quién estaba llegando a mi casa para darme un regalo de despedida, me encontró así en mi habitación. Ella me levantó con delicadeza mientras yo, completamente desorientada, lloraba en su hombro.
Con los ojos hinchados y la cara surcada de huellas de lagrimas, con las mejillas rojas; Stephanie me dejó después de varias llamadas preocupadas de su madre.
Fui al  espejo, y cuando me vi, observé un cambio radical de la chica que había visto antes del comienzo de la escuela...Hurgué en mis cajones del lavabo en busca de la foto que había tomado de mi aspecto ese día, y lo compare con el espejo.
Tomé otra foto, la imprimí y las puse una al lado de la otra. 
Ahora tenía los ojos más hinchados, pero eso no cambiaba demasiado con la otra, ya no tenía las ojeras purpúreas tan notoriamente estampadas, mi cabello se había vuelto una maraña indescifrable de bucles que antes definitivamente no estaban, y mi expresión había cambiado de ''me cortare las venas pronto'' a ''niña torturada alejada de la sociedad para entrar en cautiverio''. 
Eras las ocho de la noche, pero aún así, comencé a vestirme con calma y con una tristeza que superaba los límites de la realidad, para acudir a mi cita con Jason.


***
SIII no tengo que decir lo feliz que estoy ^^ Nunca habíamos llegado a los 8 comentarios pero que creen? Así fue! Así que volé como un avión para tenerles el cap que había prometido :D Hubo distracciones debo admitir..Como que mis dos mejores amigas me secuestraron para ver toy story 3 (Aww) y también que vi la esperada, hermosa, maravillosisisima, ECLIPSE♥♥ esto definitivamente supera mis expectativas para un fin de de semana perfecto :D luego posteare una pequeña reseña personal ^^ pd. espero que  este cap también tenga muchitos comments porfiiiis que eso me hace sentir orgullosa :D

6 comentarios:

Xcaret dijo...

Ahhh pobre Mel, sufre demasiado, raro que no se haya suicidado ya o se haya hecho zombi sin comer, sin dormir o hacer algo. Ahh publica pronto, quiero saber que pasa despues, me encanta tu historia, escribes muy bien, cuidate, besos, adios.

melissa dijo...

y no va a ver a jason aaaaaaaaaaaaaaa..!!
creeo q esot nerviosa aa como??
Ook

sera tanto leer carcome mi pasiencia cada dia pero eso no impide q lea imposible no leer

publik pronto pliss..!!!
pliss..!!

<3

pd: -->> definitivamente este verano no tendre uñas jajajaj

Daniela dijo...

Dios mio pero..¿A que horas me atracé tanto con tu blog? Me fui tres semanas y mira lo que ocurre!!

T E F E L I C I T O

En serio, me encata, me fascina la forma en la que escribes..La ironía de la protagonista, la realidad de sus padres y la falsedad de las creidas.

¿Que mas puedo decir? Me encanta como describes las cosas, me encanta que renueves pronto, me encanta como empiezas a contar pedazos de otros buenos libros

Y te mereces 9, 10 y hasta 1000 comentarios mass porque este ha sido de los blogs que mas me ha gustado leer.

Team Jason... Me preguntaba...¿Puede Jason irse con ella al internado? ¿O acaso el internado no es mixto?

En fin.. Te dejo.. Tarea¬¬
Besos y renueva pronto♥

micaela dijo...

me encanta el blog y la historia pobre mel sufre tantoo y como no beso a jason? osea estaba a centimetros de el a ver que pasa cuando se vean en la plaza porque no puede irse sin besarlo...
ojala que se escapen!!

Ana Lu♥ dijo...

Gracias por todo el apoyo chica la verdad esto es lo que sigue haciendo que escriba ^^ sin los comentarios creeria que escribo al vacio :D
en verdad muchas gracias!!

Darly yaneth dijo...

super!! no quiero parar de leer!! jeje