Followers♥

viernes, 16 de julio de 2010

Cap 18 Bruma

No todo silencio es olvido, ni toda ausencia es distancia.


***
Meredith no se cansaba de darme obsequios continuamente, pero francamente, desatinaba con ellos. Estaba enfocada en que me gustaban los colores rosados y pasteles y la verdad, no era así.
Mi color favorito es el violeta, y de los más oscuros. 
Nunca en mi vida había fingido tantas sonrisas, ni me había sentido tan falsa al demostrar mi agradecimiento hacia los regalos. Eran objetos banales, sin ningún uso determinado, y la mayoría terminaban siendo en secreto juguetes para Maggie.
Poco a poco me fui desconectando cada vez más de mi parte cuerda y sensata, y me dejé llevar por la locura desenfrenada de la ciudad.
Me entregué a las compras desquiciadas, y me dediqué a vagar por la ciudad.
Llegué a comprar tantas cosas que mis cajones estaban atiborrados de objetos tan inservibles como los que me había dado Meredith y poco a poco me perdí en los escombros de los restos de un pasado arruinado y un presente devastado. 
No me molesté más por las continuas clases de etiqueta de Meredith y resolví desaparecerme por las calles de Londres con desfachatez. 
Me alejé más y más de la casa, llevada por el derroche y la vida nocturna. 
Brianna no solía acompañarme, pues vigilaban cada uno de sus movimientos, pero a veces lograba irse.
  Olvidé como era sentirme feliz plenamente, recordé lo que era diversión y desprendí de cualquier sentimiento que creí en ese momento era innecesario.
Fueron días terribles, mi estadía en Londres definitivamente me volvió loca, y me hizo caer en una exaltación permanente y me hizo ampararme en la adrenalina como único recurso de bienestar.
Pero yo estaba equivocada, y nunca lo estuve tanto. Y a nadie le importó, hasta que el asunto subió de escala y se pudo apreciar en los periódicos y revistas faranduleras.
Un título de la revista indicaba ''Melanie Lawrence ¿Nueva Party Girl británica?''.
Meredith enloqueció ante la información que daba el artículo.
''Melanie Lawrence, hija de los empresarios Norte Americanos Elena Collin y John Lawrence acaba de mudarse a la residencia de su tía abuela Meredith Aston, la mansión Astonville. Se le ha visto con Brianna Jones en algunas fiestas. Según fuentes Melanie ha sido enviada a Londres para ingresar en un internado. ¿Será ella quién dará de que hablar en   Londres en esta temporada?''

Meredith enloqueció con esta noticia, y me convertí en una monja de clausura en Astonville a partir de entonces. Sin embargo, lograba salir y  en esas pequeñas salidas los paparazzis captaban las delatoras fotografías.
Meredith montaba en cólera y resultaba un desastroso castigo para mí.
Me había convertido en un blanco mediático londinense. Y ni siquiera había sido mi intención. 
Fue todo tan rápido que sin notarlo, el  12 de Enero había llegado. Regresaría a mi casa el 14, ya que me había tomado un tiempo extra puesto que Newark High estaba cerrada por la fuerte nevada que estaba azotando la ciudad.
Estaba muy nerviosa por el vuelo, y por las miradas significativas de indignación y rigidez que me dedicaba constantemente Meredith, a quién no lograba asociar como tía.
***
Era la hora de la cena, y por primera vez se me fue anunciado que mi presencia era requerida en el salón del comedor. Bajé las escaleras con ansiedad pensando en lo que me depararía esa extraña petición.
Meredith yacía sentada en la cabecera de la magnífica mesa de los dieciséis puestos vacíos, que por segunda vez en mi estadía veía ocupada por alguien más.  Meredith tenía un papel en su regazo y lo pude divisar a lo lejos. Su vestido negro, su expresión impasible y su ceño fruncido me indicaba malas noticias.
Me senté en el único puesto preparado para la cena a unos dos o tres asientos del de ella.
Me miró con gesto furibundo y le sostuve la mirada con dificultad. Sus ojos azules y desgastados, tenían mas vida que nunca por aquella chispa desconocida para mí hasta ese entonces.
Se aclaró la garganta, y hablo con voz seca.
-Melanie.-Dijo escupiendo el nombre, como si se tratase de una palabra inapropiada, obscena.
-¿Si?.-tartamudeé.
-Espero que te estés reprochando tu conducta malagradecida en este instante.-Dijo con sequedad.
-¿Qué...Qué hice?.-Pregunte con inocencia. 
-¿Cómo te atreves a preguntarlo?.-Amedrentó elevando el tono de su voz.- ¿Cómo es posible que hayas deshonrado la casa Aston, de tan alto orden en Gran Bretaña?.-Espetó.
-Yo...Yo no he deshonrado nada...-Farfullé derrotada.
-¿Qué no lo has hecho? ¡No hagas que me ría de semejantes palabras!.-Gritó alterada.-Astonville no había tenido mayor escándalo, en un siglo de que mi familia vive aquí. ¡Una sobrina nieta farandulera ''Party Girl'' como te califican ahora los paparazzis que tanto se amontonan en las mañanas frente a la puerta! Eres la perdición de esta casa.-Repetía. Las palabras tuvieron tal impacto en mi, que florecieron en mis ojos una necesidad desesperada de llorar.- Estoy tan avergonzada con que a los Jones se les haya vinculado con esto, es un ultraje, una decepción. No puedo creer que hayas salido en las revistas como derrochadora empedernida, una causa perdida.-Decía sin cesar.
Las lagrimas brotaron inclementes por mis mejillas sin poder contenerlas y tuve que replicar.
-¡BASTA!.-Grité sin aliento, no podía soportar más.
-¿Te molesta que te digan la verdad?.-Dijo sin perder la compostura.
-¡No es eso lo que me molesta!.-Chillé.
-Pues es algo bueno, ya que tus padres me han dado una noticia, recibí los papeles está mañana.-Dijo.
-¿C-cuál noticia?.-Murmuré bajito.
-Llamé a tus padres informándoles sobre tu más que irremediable conducta y se ha resuelto que entres al internado con efecto inmediato.-Sentenció con voz indiferente.
-¿Al....Internado?.-Dije sin respirar.
-Si, efectivamente.-Dijo satisfecha.
-No...No puede ser...Ellos dijeron...-Dije ahogando las palabras.
-Ellos dijeron que vendrías acá, para ver si tu conducta era mejorada, y deja mucho que desear, por lo tanto, deduce tu misma.-Dijo sin verme a los ojos.
-Pero no puede ser ¿Qué pasará con mi escuela?.-Dije buscando algún punto a mi favor.
-Ya se ha hablado con el director, y no acarreará problemas hacia tu educación.-Replicó.
-¿Cuándo iré?.-
-El catorce por la mañana saldrás de está casa.-Dijo con rudeza.-Ahora, si me disculpas, voy a descansar en mi habitación. Tú madre quiere que la llames.-Dijo a modo de despedida.
-Gracias.-Dije tragando dificultosamente. No probé bocado. Meredith había dejado sobre la mesa el blanco e inmaculado papel con las letras escritas.
Lo leí una y otra vez, al principio desdeñosa, luego con rencor y al final con una tristeza amarga que me hizo un nudo en la garganta.
Era eso, rencor con tristeza, lo que siempre había sentido. La herida cruel que me había roto el corazón años antes, se abrió tan rápido, como lento fue sanarla. 
Estuve toda la noche llorando, con una rabia que estaba fuera de los parámetros lógicos.  Maggie se subía a la cama, pero estaba ciega de lagrimas y simplemente la apartaba, me sentía mas sola que nunca, y el ser mas despreciado de la tierra por tener como única compañía, un pobre animalito. 
Agradecía Maggie con una mirada dulce ser mi único consuelo, y rogué por que en el internado la admitieran.
Mi madre llamó ya muy avanzada la noche por la diferencia de horarios, en vista de que yo no lo hacía.
-Mel.-Dijo cuando atendí el teléfono.
-No tengo nada que hablar contigo.-Dije con voz helada.
-Melanie yo sé como te debes sentir pero...-Trataba de disculparse en vano.
-¿Lo sabes?¿Sabes realmente lo que estoy sufriendo?.-Espeté.
-Cariño yo entiendo pero...-
-Si entendieras, no me haría esto.-Grité colgando de golpe. 
Me acosté en la cama, deshecha en lagrimas, como un ovillo. y me mantuve así, dejando que las lagrimas corrieran sin sentido por mis mejillas. 
A la mañana siguiente, desperté muy avanzado el día, con la cara marcada por las lagrimas, un par de bolsas amoreteadas enmarcando mis ojos y una expresión desdichada que no pensaba en cambiar. 
Desayuné sola, como el simple fantasma que debía ser, y fui a empacar con una tranquilidad que helaba las venas.
El viento que entraba por el balcón que había resuelto dejar abierto, traía consigo gélidos copos de nieve llenando la habitación de bruma en contraste con la calefacción.  No me importó. Seguí dejando que la brisa fría llenara mi alcoba de copos, tenía los labios lívidos, el rostro pálido, a causa del frío y los dedos entumecidos. 
Pero seguí empacando, toda la ropa que era mía, no la que me había regalado Meredith. Porque ella era una falsa. Falsa porque me había tratado bien para luego dejarme morir ahogada de lagrimas sin  molestarse si quiera en preguntarme como estaba. No la vi hasta el catorce de enero por la mañana. La fecha que definitivamente marcaba mi destino con una desgracia. 
Meredith cruzó el umbral con marcada indiferencia y murmuró con despecho algo ininteligible. Martha me ayudó con las maletas atiborradas de objetos. 
Maggie se mantuvo junto a mi, y yo la sostuve casi siempre en mis brazos. 

-No te dejarán entrar con ese animal.-Dijo despectivamente Meredith.
-Ojalá que así sea, me devuelvo en el instante.-Dije sin dedicarle una mirada.
-No pienses que te recibiré aquí.-Dijo con tono antipático.
-No te lo pedí.- Dije dedicándole una mirada furibunda.
-Muy bien.-Respondió.-Que te vaya bien Melanie, te deseo suerte.-
-Quisiera decir lo mismo, pero mis palabras son de buena fe.-Repliqué.
-¿Insinúas que miento?.-Preguntó desafiante.
-No lo insinúo, lo dejo claro.- Dije a modo de despedida. Me metí en el carro que me llevaría a ''Prisión'' como yo llamaba al internado, y esperé que algún día, los catorce de enero, no fuesen mi perdición.
El camino fue solitario, y solo veía a lo lejos los arboles frondosos y las casas muy separdas entre sí.  Comencé a odiar a Meredith, y pensé que ese sería mi destino, lleno de capítulos de rabia, furor, exaltación, tristezas y lagrimas perennes. Que llevaría como una carga pesada durante el resto de mi existencia. 
Pronto oscureció, y divisé a lo lejos las luces de casas campestres hogareñas. Y me quedé dormida, profundamente.
Me desperté preocupada por un repentino vibrar en mi bolso, era mi teléfono...''¿Quién será?'' Pregunté retóricamente..
-¿Aló?.-Atendí medio adormilada.
-¿Melanie?.-Preguntó una voz masculina al otro lado de la línea.
-Soy yo.-Dije con suavidad.
-¡Mel!.-Gritó.-Soy Jason.-
-¡Jason!¡Oh Jason!.-Dije emocionada.
-Mel ¿Cómo estas?.-
-Yo...Bien.-Mentí.
-¿Regresas hoy?.-Preguntó ilusionado.
-Yo.-Tosí nerviosa.- N-no, Jason hay algo que debería decirte antes de...-Dije asfixiándome.
-¡Ya se Mel! Yo también te amo.. Pero te pasaré a Steph, que me matará si no habla contigo ya.-Dijo riendo.
-Yo también Jason..-Dije debatiendo entre el desastre de incertidumbre que dejaba a mi paso y mi consciencia.
-¡MEL!.-Chilló Stephanie.
-Oh Steph.-Dije tratando de sonar feliz.
-¿Estás bien allá?.-Preguntó.
-S-si.-Dije en vano tratando de sonar convincente.
-¡Qué bien! Me alegro por ti.-Dijo feliz.
-Si.-Dije con un hilo de voz. Todos me extrañaban, y yo solo los abandonaba cada vez mas...

***
Holi holi :D es la loca del otro lado del computador^^ bueno para empezar les doy DEMASIADAS GRACIAS por todos los comentarios que dejaron en la pasada entrada ^^ me pase por el blog de las que tenian y ya se los dije JE! y bueno la verdad estoy muy contenta por tener 10 seguidores mas a cada entrada^^  en unas 3 entradas tendia como 100 *o* eso sería lo MAS INCREIBLE QUE ME PASARIAS NUNCA :D llegar a los 100 seguidores seria tan wow*-*
Otra cosita :D suscribanse al blog si quieren y pergunten en la cajita freaky de formspring jaaj XD Oh y si quieren me dejan el link de sus blogs y yo los publico en la prox entrada ^o^ BEESOOS
PD. sugerencias de la imagen que podria poner de Brianna? no se me ocurre nada ._.

6 comentarios:

Majo dijo...

Me encanto!!
Aunque me da muucha pena que Meredith resultara ser falsa.
Y q mal va directo al internado :(
lo unico q espero es que admitan a Maggie (su unica amiga).
Bueno escribe pronto!!
Amo tu blog, es lo mejor!
Besos



A y sobre Brianna se me ocurre que pongas la foto de Selena Gomez; sin embargo, ella no tiene los ojos verdes pero no se me ocurre a nadie mas :/
Bueno espero q te sirva :D

micaela dijo...

ah..pobre mel debe ser horrible lo que le esta pasando y lo que sufre encima directo al internado o mejor dicho PRISION...

la verdad no se me ocurre ninguna para la foto pero selena gomez es una buena opcion subi pronto bs

Xcaret dijo...

Ahhh pobre Mel, su vida es un agujero oscuro sin fondo, solo triztesa, me dan ganas de llorar, y lo peor es que va directo al internado, ojala y dejen que Maggie se quede con ella, si no la dejan eres muy cruel :(. XD publica pronto, cuidate, besos, adios.

Daniela dijo...

Me encantoo!! pero me gustaría que Jason fuera la internado!! Pobre Mel siempre le toca lo peor!!
Besos♥

Ana Lu♥ dijo...

Hola chicas:D
Bueno si en verdad pobre melanie D: dejare que maggie ntre con ella al internado para que no se corte las venas xD JAJAJA pd. vere si pongo a selena, le hago algun truquito por photoshop para que medio parezca que tiene ojos verdes :D besitos ^^

zombiie dijo...

nO puede ser todo lo que le pasa pobre de ella los 14 de enero no son tan buenos a pesar de ser un dia antes de su cumpleaños!!

no puedo esperar a ver que le pasa despues!! :D