Followers♥

sábado, 31 de julio de 2010

Cap. 21 Mentiras









***
Estaba despierta desde la madrugada, y apenas comenzó a despuntar el día me levanté de la cama. No había dormido nada. Atormentada entre pesadillas resolví por simplemente no cerrar los ojos más...Al menos no por esa noche.
Agradecí no ser reprendida por no haber asistido a mis clases, pero no me hallaba en condiciones de ir a ninguna en ese momento. 
Recordé mi fatal cumpleaños del día anterior donde solo había recibido una felicitación, donde no había soplado velas ni abrir regalos, ni nada. Era ser una reclusa de prisión, solo que una prisión alfombrada y lujosa.
Y era terrible.  Esa sensación de abandono que me embargaba... Nunca le perdonaría a Jason que no me hubiese llamado...Nunca.
Me maquillé las ojeras lo mejor que pude y me vestí. 
Acaricié a Maggie con delicadeza y abandoné la habitación. 
Descubrí en el comedor un increíble buffet de comida deliciosa. Habían cientos de bandejas, repletas de pastelillos y galletas, dispensadores de jugos o café...En fin, demasiada comida. Las mesas alargadas eran iguales a las de mi escuela en Newark: Todo agrupado. Era exactamente todo igual a mi escuela pero mas lujoso y a la vez serio. 
Había mucha gente, chicos y chicos por igual. De diferentes edades, colores, y expresiones. Y ninguno se veía ni por asomo tan desdichado como yo.
¿Podía alguien realmente ser feliz allí?...
Era una idea descabellada que no cabía ni en mi mundo ni en mi forma de ser. 
Tomé una bandeja poco convencida de esos estudiantes y serví unos panecillos. Me serví jugo de naranja y me senté en una esquina apartada de una mesa. 
Estaba sola, completamente, comiendo en un comedor repleto de personas que iban y venían, reían y charlaban animadamente. 
Me concentré en solo observar mi plato, quizás de esa manera olvidaría que nadie me hablaría y que mi soledad se vería prolongada por un largo tiempo. 
No esperaba realmente a que nadie me acompañara después de todo.
El entorno era pacífico y alegre. Todos hacían algo, observé detenidamente a cada uno de ellos, y me llamaron la atención algunos estudiantes.
En especial una chica curiosa, de cabello rojizo anaranjado, como una tonalidad de chicle rosa, de rasgos finos, que iba de aquí a allá con sus respectivas amigas con  gesto inescrutable y ropa sobria. 
Me pregunte como esa chica de ojos apagados, aproximadamente de un par de años menos que yo podía estar rodeada de amigas.
Las clases dieron a su inicio y no fui presentada, simplemente me indicaron mi puesto en el aula y preste silenciosa atención. 
Al fina del día solo había entablado conversación con unas pocas chicas curiosas y regrese a la seguridad de mi habitación. 
Ya me estaba empezando a acostumbrar a el chirrido estridente que ocasionaba la apertura de la alcoba e incluso del crujir de la madera anticuada. 
Aventé mi bolso al suelo de madera clara y de pronto noté que la agradable cama había sido cambiada por una litera. Me sorprendí y contuve las ganas de gritar al ver a la chica de cabello anaranjado y labios pálidos sentada en la cama inferior, mordiéndose el labio y observándome en silencio con sus apagados ojos impenetrables. Sólo oí la acompasada respiración de Maggie en la habitación. 
-¿Quién eres?-Pregunté al reunir el suficiente valor.
Ella dudó y carraspeó.
-Valerie McCoy.-Dijo altiva.-¿Y tú?.- Dijo enarcando una ceja.
-Melanie Lawrence.-Respondí.-¿Compartiremos habitación?.-
-A la vista esta que si.-Dijo sarcástica observando la litera. Algo en su expresión me indicaba que no seriamos muy cercanas.
Me miró con cara de pocos amigos y añadió:
-Exijo que despejes el armario, tienes demasiada ropa.-
-¿Y qué pretendes?¿Qué la boté?.-Dije respondiendo a su forma grosera de comportarse.
-Por mí lo que quieras.-Dijo.-Me es indiferente.
-Malcriada.-Murmuré volteando los ojos. ¿Es qué acaso la personalidad de Natalie me seguía por siempre?.
-Mimada.-Contestó. Al parecer mi susurro no había sido tan silencioso.
Con exagerada condescendencia saqué algunas prendas del armario, mientras que Valerie sacaba de sus maletas toneladas ropa. 
Era demasiado bonita, demasiado delicada. Hubiese jurado que tratábase de una muñeca de porcelana con su piel perfecta y marfileña sentada allí en el suelo. La envidié. Lo que me hizo sentir mejor era el hecho de que yo quizás no era tan detestable....¿O sí?. Dejé mis pensamientos en el aire en busca de algo más que respirar en la pesada atmósfera.
En silencio, continué sacando algunos suéteres o cosas que no usaría comúnmente para organizar todo en una caja. La verdad debí responderle bastante mal a Valerie, por mimada, pero no tenía sentido discutir con una niña así.
-Hey tú ¿Terminaste?.-Dijo sonando el pie contra el suelo impaciente.
-Por si no notaste.-Dije con frialdad.-Tengo bastante ropa que sacar si quieres un espacio medianamente decente en el armario.-Dije sin voltear a verla.
-¿Medianamente decente?.-Dijo entornando los ojos.-
-Exacto.- Continuamos en silencio hasta que concluí la tarea y me llevé la caja y la situé bajo mi cama. Era una niña irritante, la verdad insoportable. Sería difícil convivir con alguien así. 
-Dormiré arriba.-Anunció.
-¿Sí? Yo llegué antes a esta habitación y dormiré donde me apetezca.-Dije imitando su tono.
-Dormirás abajo.-Insistió.
-Ya veremos.-Dije irritada de su estupidez. No era que me importara, era que estaba harta de ella. 
***
POV-Valerie

Valerie McCoy. 
Estar en un internado era algo pésimo, pero no conocer a nadie era peor. 
Hice un recorrido con la directora de la institución, Katherine, quién me presentó a algunos estudiantes, entre ellos los mellizos Giacomo, Tara y Nicholas y un par de personas con escasa relevancia.
Era un internado perfecto. De los mas lujosos, de los mas costosos. Era lo que yo pedía y esperaba de mi padres. Ellos me habían abandonado allí a mi suerte, pero no sin antes que yo presentara mis exigencias para ello.
Lleve montones de valijas cargadas de ropa, que en verdad no sabía donde podrían caber, pero igualmente las llevaba. 
El día en que salí de mi casa, una hermosa casa en Canadá, solo observé mi reflejo en el espejo. Un hermoso reflejo de mi misma, y no me avergonzaba al pensarlo. Sobretodo me fascinaba con mi cabello; ondulado perfectamente de una forma delicada con sus reflejos en degradé naturales y su color naranja.
Estaba harta del mundo, quería escapar, y no podía. Encima tendría que soportar a una insufrible compañera de cuarto. Katherine me había dejado en la habitación correspondiente, y la chica...Melanie, había sido tan egoísta de no dejarme un recoveco para poder guardar mi ropa. ¡Qué descaro! No dejarle un hueco a su compañera de cuarto. Y encima tenía una mascota. La verdad era muy tierna...Era una mota de pelos blanca.
Iagh.
No me gustaban demasiado los animales, aunque esta fuera linda por así decirlo...
La madera de la puerta crujió y entro en la alcoba una chica alta, posiblemente de mi edad, de cabello liso y oscuro, y pálida. Sus facciones eran hermosas, sin embargo poseían un aire lúgubre. En la habitación reinó un silencio sepulcral y hostil. 
La verdad fue un día terrible.
Melanie y yo no hacíamos algo diferente a pelear y su comportamiento hostil me sacaba de quicio.
Con los nervios al límite me dormí por fin en el maldito internado de Bromley, el sitio donde el mundo llegaba a su fin. 
Maggie, la mascota de Melanie, no dejaba de gruñirme, y hubiese querido sacarla de la habitación cuanto antes, junto con su dueña preferiblemente...
Descubrí que Melanie tenía gran cantidad de ropa costosa y bonita, y en  su mayoría no la usaba pues varias seguían con la etiqueta.
Era el colmo. 
***
POV-Jason

Natalie seguía allí, frente a mí, como una fiera domesticada. Emitía un sonido que incluso podría semejarse a un ronroneo. 
Me miraba fijamente, nunca la había visto tan apacible, como si no pudiese existir algo que quebrantara su serenidad.
-¿Jason?.-Pregunto con voz suave. Poco a poco se acercó a mí, me envolvió en sus brazos y su cabeza descansó en mi pecho. Levantó la mirada, y estampó sus labios contra los míos.
Fue un beso largo e intenso, y me sentí el ser mas estúpido al habérselo de vuelto, porque la única chica a la que hubiese querido besar en ese momento se hallaba muy lejos, igual que mis esperanzas de que regresará. 
La aparté por fin y me miró satisfecha y sonriente.
-¿Era eso lo que querías Natalie?.-Dije contrariado.
-Si, era eso.-Susurró en mi oído.
-¿Qué es lo que pretendes con todo esto?.-Inquirí.
-Solo demostrarte que puedo ser mejor para ti que una víbora engañosa.-Contestó.
-¿Melanie?.-
-Sí, acéptalo, soy mucho mejor para ti.-Dijo.
-¿Si?.-
-Si Jason.-Dijo clavando sus ojos en mí.
Pasé toda la tarde con Natalie, desesperado de sus eternos besos y sus estupideces, pero tenía razón. Nunca debí fijarme en Melanie, nunca debí involucrarme con ella, después de todo, yo había sido el imbécil que había corrido tras ella cuando simplemente ella quería apartarse, me era inconcebible que después de todo lo que había luchado por ella, está ni siquiera se inmutase al mentir tan descaradamente. 
Por primera vez en mi vida, lloré por una chica. Me odié a mi mismo por hacerlo por quién no valía ya la pena. Pero hubiese preferido morir antes de dejarla ir.
Josh trató de consolarme, y solo terminó  por confesar que el ya lo sabía, el sabía desde el cumpleaños de Melanie que ella no volvería.
-¡Su cumpleaños!.-Dije arrepentido con una mano sobre la frente.
-Nunca te lo perdonará Jason... ¿Cómo es posible que no la hayas llamado?.-Reprochó arrugando el entrecejo.
-Es que...Yo esperaba que volviera...-Dije a la defensiva.
-Nunca te lo perdonará.-Dijo hostil.
-Estoy al tanto.-
-¿Tienes una vaga idea de lo mal que la está pasando?.-
-Ella me engaño, yo no tengo nada que ver con eso.-Dije con terquedad.
-¿Y es tu justificativo para andar besándote con Natalie? ¿No entiendes que es la forma que tiene de vengarse de Melanie?.-Dijo furioso.
-No, no lo entiendo ni lo quiero entender.-Dije.- ¿Acaso no pudo haber cambiado?.-
-¿La estás defendiendo?.-Dijo con sorna.
-Lo estoy haciendo, ella me gusta.- 
-¿Te gusta? ¿Y que era lo que sentías por Melanie?.-
-Por....¿Melanie? Yo...Nada, nunca sentí nada por ella.-Dije tragando mis sentimientos, después de decir eso nunca pude arrepentirme más. Era la mentira mas vil que hubiese podido decir nunca.
-Me das asco Jason, no puedo creer que seas mi hermano.-Dijo Josh saliendo de mi habitación.- Si no hubieses sentido nada por ella, no estarías aquí llorando como un desgraciado, ella no quería engañarte, solo no quería lastimarte, quería que fueras feliz pensando que ella volvería, es la chica mas linda con la que te has tropezado Jason, y tú solo piensas en dejarla por Natalie.-
Mi hermano tenía razón, nunca debí decir eso. Quizás era cierto, pero yo había cambiado mi opinión, no volvería a hablar de ella ni a pensar sobre ella.
Yo la había amado, pero eso podía cambiar, quería sacármela de la cabeza ahora, y lo intentaría. 
Cada vez me volvía mas distraído, y eso me ayudaría. Comencé a salir a fiestas y ya no me importaba nada. Solo iba a mis prácticas de fútbol, que era lo único que de verdad debía importarme en ese momento.
Ya no me importaban Natalies, ni Melanies ni ninguna chica que pudiese terminar como algo mas que mi amiga.


***
POV-Natalie

-Amy.-Llamé cuando me aseguré que Jason se hubiese ido.-¿Tienes las fotos?.-Dije riendo complacida.
-Todas las del mundo Nat.-Rió.
-Muy bien, mándalas a su correo por la cuenta anónima que hicimos el jueves.- Ordené.
-De acuerdo...¿Segura?.-Preguntó mordiéndose el labio.
-Más que nunca.-Aseguré.- ¿Tú tienes dudas?.-Inquirí enarcando una ceja.
-Ninguna.-

Hola :$ siento mucho no haber publicado si no hasta hoy!!! tenía un bloqueo y la verdad el camp me esta quitando tiempo pero prometo tardar menos!!!
y GRACIAS POR VOTAR !!!! sus votos son importantisimos
¿Ya dije que tuvimos 11 comments? SIIIIIIIIIIIII :D estoy contentísima!!! 
pueden haber 12 comments en esta entrada? vamos *cara de perrito* :) ajajaaj
y bueno si no es mucho quería perdirles un favor pueden comentar en estas dos entradas que es en las únicas donde no hay comentarios? 
PORFIIIIS me haría extremadamente feliz un par de comentarios en esas dos entradas :D Y bueno se que en este cap hubo muchos POV's pero es que tienen que saber que ronda en la mente de otros personajes!! 


jueves, 29 de julio de 2010

Perdón por la demora :$

Hola chi@s de por aquí :)
Disculpen la tardanza con el cap!!!
es que estoy en un camp vacacional y llego muy tarde a mi casa y no tengo mucho tiempo para escribir!! espero que no me maten :$ para mañana espero poder tenerles el cap y hay nuevos personajes!! 
La verdad lo siento :$ 
Y gracias por los 9 comments en el cap la verdad no se hacen una idea de lo feliz que me pongo! :D 
Gracias a las que han votado por mí!! unos 9 votos mas porfi *cara de perrito* jajaja dejen sus links en un comment en esta entrada si han votado para agradecerles :)
La que los molesta por tonterías
AnaLu


---->Random: ¿Les importa que me tarde en publicar?
Te entiendo (interesante) Solo quiero leer!! (me encanto!) 
Estoy molesta por ello (no me gusto :S)

domingo, 25 de julio de 2010

Cap. 20 Cumpleaños


***

Al concluir mi desayuno -Si es que eso era..- Todas las clases matutinas habían dado a su inicio, de manera que, me trasladé a mi habitación, la cual se me había anunciado debería compartir con alguna otra chica (La cual no conocía) que no había vuelto de casa de sus padres puesto que el aeropuerto de su ciudad se hallaba asolado por una terrible tormenta. 
Supuse que entonces no sería Brianna. 
Abrí con dificultad el desgastado picaporte y cedió con facilidad. La puerta crujió y las bisagras chirriaron sonora y terroríficamente. 
Con pesadumbre me dirigí al borde de la cama y me dejé caer.
Maggie vino emocionada a mi encuentro, y lamió mi mano con gesto alegre. 
Nunca le agradeceré a Josh lo suficiente por mi pequeña bola de pelos blancos como la nieve. 
Josh.
El hermano mayor de un....¿Amigo especial?.
¿Qué era Jason para mí? 
¿Novio?¿Amigo?....No tenía idea.  Ni lo uno, ni lo otro. Teníamos algo, solo eso.
En lo práctico era un novio, pero no se había arriesgado a formalizarlo, a dar un paso más. Y yo, jamás se lo diría.
En cambio Josh...
Josh era como Jason, pero un poco más impulsivo. Y más apuesto en distintas formas. Y definitivamente más detallista y dulce. 
Jason era más romántico. Inclinado a actuar de la forma clásica y de estilo poético, que era sumamente atractivo. Y era lo que me volvía loca por el.
Josh era el arriesgado, y Jason el de ideas innovadoras y un tanto alocadas.
Uno me había ido a buscar a una escuela a la que no asistía solo para ver a una chica que sólo había visto una vez. Y Jason había sido tan precipitado, que había escalado una pared para ver a una chica que en ese momento lo detestaba. 
Me descubría mi misma nivelando opciones, opciones que no debería en ese instante sopesar.  
Suspiré profundamente.
Maggie se sentó a mi lado, inmóvil como una esfinge, tallada gloriosamente. 
Respiré profundamente, esperando que se disipara la tristeza. 
Comencé a desempacar mi equipaje, ya que tardaría.
A pesar de que la alcoba era grande, sentía que era tan minúscula como una simple guardilla. Estaba tan deprimida... Hacían años atrás, cuando tenía unos diez años, había leído una frase que me había marcado siempre: ''Caer es solo tener una oportunidad nueva de levantarse''.
Esa frase era mi vida expresada en pocas letras. Pero la frase ocultaba retazos ocultos, pedazos sobreentendidos, tácitos.
En ninguna parte especificaba los moretones, rasguños, heridas, dolor y pánico que te harían sentir esas caídas, y lo increíblemente duro que podría ser levantarse. Sin embargo todos nos levantábamos, con la mejor mueca posible, con caras de indignación, con tristeza, rabia....Pero igual lo hacíamos.
Sentía en la boca el sabor amargo de la derrota, por haber cedido de esa manera a ir al internado.Y porque mis padres no se habían tomado la ''penosa'' tarea de llamarme siquiera por mi cumpleaños número 17, que tan  importante para mí era. Suspiré y volví a murmurar con voz triste:
-Feliz cumpleaños Mel, no esperes que alguien más lo diga por ti.-
Quise llorar, y me pregunté cual había sido la razón de que no vinieran a sacar de raíz mi lastimado corazón. Y lo hubiese regalado con tal de que parará, con que suspendieran el dolor. 
Mi affair con Jason había sido una dulce anestesia, pero ya se había ido, o más bien yo me había ido. 
Quizás sea demasiado dramática, ¿Qué puedo decir? Soy de esa forma.
La verdad no me caracterizaba por ser del estilo dramático, yo no quería ser así.
Pero los eventos que me rodeaban eran todos de esa forma, llenos de infortunios. La gente me solía ver con lástima, rabia o quizás con reproche porque ellos creían que era una niña insolente y malcriada que se quejaba de tenerlo todo. Pero yo me seguiría quejando. Quizás yo solo era tan disparata, alocada y rebelde por que no recibía atención, por que de verdad quería llevarle la contraria a mi madre que daría lo que fuera por que yo fuera Amy.
Pero poco me importaba, a sabiendas de que siendo como Amy no sería ni la mitad de cuerda de lo que soy ahora, que no es precisamente el nivel de cordura que necesita el universo de una persona.
Tratando de llevar a cabo mi plan de 'Mejora personal' me levanté de la cama con suma precaución de no enredarme en el edredón que había dejado caer, y me vestí lentamente con un conjunto costoso que hubiese apoyado mi madre.
A mitad de cepillada de dientes sonó el tono de 'Telephone' en mi celular, así que cepillé de forma brusca y casi violenta para conseguir que fuera más rápido y eficiente, y corrí a buscar el celular en mi bolso. 
Atendí presurosa sin ver siquiera de quien se trataba.
-¿Melanie?.-Dijo una voz inconfundible.
-¡Josh!.-Dije con un pequeño gritico furtivo.
-¡Melanie!¡Feliz cumpleaños cielo!.-Dijo con emoción.
-Oh Josh te lo agradezco tanto.-Dije a punto de estallar en llanto.
-Melanie por favor, jamás me verás dejándote dar las gracias por llamarte el día de tu cumpleaños.-Dijo con dulzura.
-T-te lo agradezco.-Farfullé con emoción contenida.
-¿Tan mal la pasas Mel?.-Dijo adquiriendo seriedad.
-Josh yo...-
-Quiero la verdad, por dura que sea.-
-Terrible.-Dije con voz helada.
-No me extraña, pero te ayudaré.-Dijo.
-No Josh, no puedes hacer nada.-Dije ahogándome en un susurro.
-No me molestan los retos.-Dijo desafiante y divertido a la vez.
-No.-Me negué.
-Está bien, está bien, pero será porque tú quieres.-Replicó entre risas.
-Josh... ¿Cómo esta Jason?.-Pregunté con temor.
-¿La verdad?.-
-No.-Dije cobarde.
-¡Genial! Se va de fiesta todos los días, sale con chicas ¡Mejor que nunca!.-Dijo sarcástico.
-Bueno..La verdad.-
-Parece que tuviese 85 años. No se mueve, no camina, no come; y mi madre da gracias a Dios porque al menos vaya a las prácticas de fútbol.-Respondió.
-¿Porqué, que tiene?.-
-¿Cómo que 'Qué' tiene Meli?.-Dijo riendo.- Tiene que no haz vuelto y no piensas hacerlo.-
-No es porque 'Yo' no quiera...-Dije con tristeza.
-¿Porqué entonces?.-
-Josh...Yo no volveré, no en mucho tiempo. Jason no lo sabe aún, y tengo miedo a que lo sepa.-Susurré.
-¿Donde estás?.-Preguntó en tono sombrío.
-En el...En el internado.-Dije tragando.
-¡¡¿¿Qué??!!.-Gritó.
-S-Si...-Gemí.
-¿Y sólo se te ocurre decirlo ahora Lawrence?.- Gritó alterado.
-Lo siento..Es que yo...Tampoco lo sabía..-Sollocé.
-¿Mel?.-Susurró después de un lapso ya más calmado.
-¿Q-qué?.-Tartamudeé.
-Lo siento, es que...No puedo permitir que estés...Allá.-
-¡Ni tampoco evitarlo!.-Farfullé.
-Si que puedo.-
-Lo intente todo, no permitiré que vengas Josh, quédate donde estás.-Ordené.
-Lo haré. Solo porque no quiero causarle un disgusto de muerte a mi madre.-Dijo fastidiado.
-Gracias Josh.-
-¿Porqué?.-
-Por todo.-Ese gesto de Josh era increíble, y no podía con el cariño que le profesaba en ese momento. Al colgar el teléfono pensé en Jason, y casi pude ver su rostro afligido, sus facciones trastornadas por el dolor, su hermosura...Y entonces me arrepentí de no haberlo besado el último día que lo ví.
***
POV-Jason
No podía creer en el problema en el que me estaba metiendo por la estúpida de Natalie.
¿Quién me había dicho que debía estar allí? Natalie.
¿Quién era la persona más egoísta que existía? Natalie.
Pero definitivamente al preguntar por el estúpido más grande todos ovacionarían a Jason de pie. 
Estaba esperando que se abriese la puerta de la gigantesca Mansión Lawrence, con Natalie a cuestas.
El ama de llaves abrió y Amy estaba allí esperándonos con su tía Elena, la madre de Melanie...
-Señora.-Dije a forma de saludo.
-Jason, mucho gusto.-Dijo con sequedad profesional.
-El gusto es mío...-Repetí con formalidad. Asintió con la cabeza levemente.
-¿A qué haz venido?.-
-Disculpe...Quería saber cuando regresará Melanie.-Dije en casi un susurró, avergonzado por la mirada intimidante de la pulcra y rígida mujer.
-No te incumbe jovensito.-Respondió severa.
-Disculpe, pero de verdad quisiera saberlo.-Dije sin perder los estribos.
-En un año, quizás.-Respondió.
-¿Qué?.-Dije ahogando un grito.
-Si, ahora, si me disculpas...Tengo casas mejores que hacer.-Dijo antipática.
-Pero...Por favor...No puede ser posible.-Dije sin aliento.
-Lo siento muchacho, ahora váyanse por favor.-
-¡Estoy seguro que no la ha llamado por su cumpleaños!.-
-Si lo hice o no, no es tu problema.-
-¡Claro que lo es ella es...!-
-¿..Es?.-Dijo enacarcando una ceja con gesto burlón.
-Es mi amiga.-
-Todo lo que necesitaba...-Dijo riendo.-Ahora, despejen el área.-Dijo burlona.
Natalie estaba avergonzada, o eso aparentaba, aunque muriese de alegría por dentro. Me tomó de la mano y me arrastró a la puerta donde la dejé plantada para abandonar el sitio corriendo.
Era imposible.
Ella me había engañado. Me había mentido de la forma mas vil.
Yo no pretendía que me amara, pero me hubiese conformado con su sinceridad.
Y ahora, estaba defraudado. ¿Cómo era posible que no me lo hubiese dicho?¿Para ridiculizarme ante mi ignorancia frente a la avidez chismosa de la escuela? Muy capaz era ella. Natalie me había abierto los ojos, y por más pesar que me causara, se lo agradecería.
-¿Jason?¿Estás bien cielo?.-Dijo con dulzura Natalie a mis espaldas, quién al parecer me había seguido.
-¿Qué quieres?.-
-Saber como estás...Lo siento tanto cielo.- Dijo.
-Natalie.- Dije frunciendo el entrecejo. 
-Oh vamos Jason, ella se fue, te dejó y te engañó...-Dijo con voz melosa. 
-Ella no es así...-No cesaba de repetirme.
-Sí lo es cariño, solo debes olvidarla, yo te ayudaré.-Dijo frente a mí.-Te puedo ayudar.-Repitió mirándome fijamente y abrazándome.
No entendí porque no me la quitaba de encima de una vez. Quizás porque era una forma vengativa hacia el engaño de Melanie, pero simplemente no podía apartarla, estaba desconectado de la poca inteligencia que en ese momento tenía disponible. Era imposible, inconcebible.
***
POV-Natalie

Yo era la mala del juego. La que podía jugar sucio. ¿Y porqué no hacerlo? Era todo tanto mas divertido...Me reí para mis adentros. Seguí poniendo ojos tiernos y dulces intentando parecer inocente ante Jason, un pobre ingenuo.
Me acercaba peligrosamente a el. Sabía que el no tendría problemas en besarme, como yo tampoco los tendría. Era perfecto, Amy estaba tras un árbol, y si lo besaba....Una foto sería enviada al correo de Melanie. ¿Porqué no? Quizás podrían haber más fotos en la escuela...Jason me había buscado, y ya me había encontrado. No permitiría que se burlaran de Natalie Steven, jamás.

***
¿Qué piensan? ¿Natalie convencerá a Jason de quedarse con ella o Jason no se rendirá? Chaan chaaan....JAJAJAJA bueno no se olviden de votar por mí en  http://jonasbrothersmyworld.blogspot.com/
IMPORTANTISIMO :D llevo 25 votos mínimo 10 más!! se los ruego :(
Oh y disculpen se que dije que iba a publicar ayer pero es que decidí hacerlo un poquitín mas largo (es que sé que el blogger igual lo cuenta y pone que esta publicado porque ya lo habia hecho es para que no pensaran que la compu esta mal ajajaj zombie xD) :D

It never was a night at day and then the week will fade away

Let it be. nothing less. and let the dreams remain.
Selena Gomez-Live like there's no tomorrow

sábado, 24 de julio de 2010

Petición!!!

Hola a tod@s ): bueno la verdad estoy muy triste porque participo en JB-My Wold en un concurso de web del mes y solo 13 han votado por mi :( Y el blog que encabeza ya tiene 30 votos :'( eso significa que a menos que haya una votación MASIVA hacia mi blog perderé, porque voy en 3er lugar. 
La verdad me hace mucha ilusión ganar :( porque en el concurso anterior quedé en 2do lugar y quisiera en serio ganar esta vez. Por favor :( son much@s los que visitan este blog a diario como mínimo 60 y la verdad quisiera que 20 al menos pudiesen votar. 
En fin...Hoy habrá cap :) jajaja bueno en verdad espero que se animen!! 
VOTEN EN; http://jonasbrothersmyworld.blogspot.com

martes, 20 de julio de 2010

Cap. 19 Silencios



***
Frustrada, enmudecí. Steph continuó con su parloteó molesto que se prolongó hasta ser un murmullo ahogado. No la oía, no podía soportar el dolor, y me mantuve inmersa  en mis pensamientos. Detestaba mentirles, y tarde o temprano, lo sabrían.
-¿Mel?.-Llamó Stephanie extrañada, seguramente había preguntado algo a lo cual los ''ajás'' no eran respuesta.
-Lo siento..¿Qué?.-Dije abstraída.
-Olvídalo, ¿Pasa algo?.-Preguntó.
-No, nada.-Mentí.
-Bueno, te pasare a Jason, Mel.-Dudó.-Llamaremos mañana por tu cumpleaños.-
-Ok...-Me limité a responder. Jason habló mas pausado que Stephanie, quizás un poco menos nervioso, me hizo preguntas inquietantes sobre mi regreso, y volví a sentir ese cargo de consciencia al tener que mentir con tanta frialdad. 
 Mi crudo destino era así, mentiras y conjeturas.
Colgué el teléfono después de un súbito ''te amo'' de Jason. Al cual mi respuesta fue un simple susurró apagado. Estaba demasiado cansada,  demasiado harta de todo lo que sucedía, terminé por dormirme en los fríos asientos de cuero negro y me recosté contra mi mochila, dejando que Maggie se quedará con el suéter.
***
Corría por un pasillo desolado, lúgubre, el cual se iluminaba al final por una distante luz mortecina y amarillenta. Seguía corriendo sin embargo, no llegaba jamás al pequeño destello de luz, que según yo, me salvaría.
Con el corazón desenfrenado, continuaba corriendo sin descanso, puesto que sabía que por alguna razón, moriría si no lo hacía.
Tenía mucho tiempo en que el pasillo no cambiaba, sin embargo de pronto fueron apareciendo hileras de puertas y puertas que intenté abrir, más todas estaban cerradas. Las puertas se abrieron de golpe y fueron saliendo toda clase de personas, y todas me indicaban que la luz, era el peor sitio a donde podía llegar, sin embargo seguí corriendo. Todos estaban ataviados con curiosas ropas, de otro siglo. 
Calculé que del siglo XVI, pero no estuve segura, solo me concentré en seguir corriendo. Y no me cansaba...¿Porqué?. Me detuve, en seco. Y vi como la luz se acercaba, y una sensación curiosa me embargó. Era una felicidad extrema, que me cegaba por completo y me hacía flotar en las nebulosas. Pero pronto la sensación se esfumó, y dio lugar al miedo e inseguridad. La luz vino a cegarme y de pronto, el suelo comenzó a desquebrajarse, ahora todo estaba oscuro, las luces cayeron prendiendo fuego a cada recondita esquina del lugar y dar lugar a una luz mucho mayor, todo empezó a caer...Y yo junto a ello. 
Grité.
De pronto abrí los ojos y descubrí que me había dormido, que todo había sido un mal sueño...Lo había sido...¿Cierto?. No descubrí ningún indicio de que hubiese habido un incendio, ni que el suelo se hubiese desquebrajado, ni nada. Me quité el pegajoso sudor frío con la mano que me había acompañado en mi pesadilla nocturna.
¿Qué hacía allí? Seguramente había llegado hacían varias horas al internado...Si, ahora lo recordaba, yo había llegado hacía ya mucho tiempo.
Pero me había dormido en seguida. Recordé cuando hice bajar mis valijas y cuando conocí a la directora Katherine Lockwood. 
El cuarto no me había llamado especial atención hasta ahora, pero me tomé la tarea de ver sus detalles. Era hasta lindo. Tenía las paredes revestida de colores vivos y coloridos, un televisor de tamaño normal, y era muy iluminado. 
La verdad no me desagradaba, aunque no fuese nada en comparación con los que antes había tenido. Tanteé la cama en busca de Maggie... ¿Y Maggie? Me alarmé. La encontré al pie del edredón púrpura, echa un ovillo, y durmiendo plácidamente. 
Me incorporé con dificultad para no pisarla, y fui a inspeccionar la alcoba. 
Era medianamente grande, con un baño aseado y completamente blanco, y un armario bastante grande como para que cupiera mi ropa. Aunque me temía que el tiempo indefinido que pasaría allí, incluyera un verano, y yo no tenía ropa de calor...Ya que me había sido anunciado precipitadamente y no pude preparar más que  lo que ya tenía, aunque francamente no creí que un internado en Inglaterra pudiese ser demasiado caluroso... Pero no lo sabía.
Me senté en la cama, y me eché a llorar. Años antes mi hermano siempre me había dicho, que cuando quisiera llorar y estar triste, buscara las miles de razones por las que podría sonreír y ser feliz, y me reí de la ironía del asunto, pues el había sido de mis penas mas grandes, y ahora toda esa infelicidad, y mi testarudez de no buscar una razón para sonreír, hacían repercusión en mi presente. 
Me concentré en olvidar, en olvidarme completamente de todo, y sobretodo de Newark, New Jersey, el sitio donde me habían olvidado y de donde no valía la pena nada para recordar...Solo un par de cosas. 
Olvidaría a mis padres como ellos me había olvidado a mí en el triste internado de Bromley
Me olvidaría de ellos como se olvidaron de mi. Solo recordaría de vez en cuando a Jason y a Stephanie, a Josh y Madison...
Con esta resolución me dispuse a darme un baño de agua caliente, y a lavar mi enmarañado cabello, el cual no se decidía entre ser rulado o liso...
Con muchísima paciencia lo sequé hasta que estuvo completamente liso a causa del secador que por fortuna había traído. 
Observé mi trabajo y con un dolor terrible musité para mi misma:
-Feliz cumpleaños, Melanie.-Dije pronunciado las palabras con dureza, hasta no poder evitar soportar más y dejar correr una lágrima.
Salí de la habitación por que y estaba hambrienta. El pasillo de mi habitación era una especie de ventana de vidrio gigante, por donde divisaba los árboles nevados, las flores escarchadas y el lago congelado. 
Crucé el pasillo, baje cientos de escaleras alfombradas, y llegué al comedor que nunca había visto. 
Tenía una lámpara idéntica a la de la entrada de la mansión AstonVille de Meredith, de lagrimas de cristal con apariencia líquida. 
No estaba segura de la hora, pero a juzgar por el vacío, debía de ser muy tarde. 
-Lawrence, por favor.-Dijo la directora Katherine Lockwood a mis espaldas.
-¿Perdón?.-Musité.
-Haz dormido demasiado niña, tus clases comenzaron hace mucho, mañana deberás levantarte temprano, puesto que debes empezar con la jornada de clases, hoy serás levantada de castigo, pero no debes faltar. Ven, Victoria te dará algo de comer.- Acto seguido la imponente y majestuosamente rígida mujer, me llevó al área impecable de la cocina. Habló con la cocinera quien me dio un plato de huevos, tocinetas y salchichas para desayudar que se veían realmente apetecibles.
Comí y seguí a Katherine a su oficina donde me dio horarios de clase y una cantidad inusitada de cuadernos y libros de instituto. 
Por suerte no tendría que ir uniformada. Me indicó que habían clases extras donde podías ganar puntos como cocina, artes y deportes en general, le dí las gracias y salí. 
Tendría que asistir de todas formas a la segunda jornada de clases así que no me tomé en serio lo de ''mañana''.  Estaba asustada, todo era demasiado grande, y yo demasiado pequeña...Hice mi mejor esfuerzo para no pensar que tal día como aquel, cumplía los 17 años que tanto había añorado y más sola que nunca en ese internado.

*** 
POV- Jason

Estaba demasiado triste por la ida de Melanie. Ella era demasiado perfecta para mí, y era diferente. No era una Natalie, no...Ella era solo Melanie y la quería de esa forma.
Pero al menos tenía la esperanza de que volvería a verla en un par de días, o quizás una semana...
Pero no podía saberlo, no se le daba bien mentir, eso lo sabía, y cuando Stephanie y yo llamamos por teléfono se mostraba demasiado ansiosa y nerviosa como para estar ''bien''.
Caminaba por los pasillos de la escuela, poblados de estudiantes, caminaba por el campus de la escuela, por la sombra de los árboles descuidados, por el césped recién cortado, y todo me recordaba a algún momento que hubiese pasado con ella.
Mi madre y mi hermano no tenían que ser adivinos para darse cuenta de que realmente la extrañaba; o aún más, la necesitaba.
La escuela era mas solitaria, aunque hubiesen entrado mas alumnos al curso; y las prácticas de fútbol eran monótonas y vacías. Todo carecía de importancia.
 Dejar a mi mente dar rienda suelta a pensamientos discordantes, hacían que realmente dudara de Melanie y su bienestar. Sabía que me mentía, estaba seguro de ello; y se suponía  que volvería ayer...
Hoy era su cumpleaños y desde que la conocí soñaba con poder estar con ella ese día. No sería así...Incluso le tenía un regalo, quizás no el mejor que le darían, pero era la intención. Le había hecho con mis propias manos un dije de madera tallada en forma de corazón, sé que es cursi, demasiado tomando en cuenta el personaje, y quizás anticuado; pero era algo que yo había hecho y se lo quería dar.
A la hora del almuerzo Natalie me detuvo en la entrada de la cafetería.


-¿Melanie te abandono?.-Dijo con crueldad.
-Ella no me abandonó.-Repliqué conteniendo mis impulsos de dejarla hablando sola.
-¿Y porqué no ha vuelto contigo?.-Siguió de forma venenosa. 
-Porqué está en Londres.-Dije.-Pero vuelve en unos días.-
-¡Oh vaya! ¿Y cuántos crees que son?.-Continuó.
-Un par de días.-Conteste impaciente.
-¿Un par de días? ¡Oh!¡Cuánto lamento que te haya mentido!.-Dijo cruel.
-¿A que...te refieres?.-Murmuré.
-A que Amy me dejó muy claro, que Melanie estaría en ese internado por lo menos un año.-Dijo riendo con malicia.- ¡Y por mí que allí se quedé!¡Amo a sus padres! Además, me estoy divirtiendo maravillosamente yendo a su casa y hurgando en su horrible cuarto.-Dijo con una sonrisa satisfecha y malvada.
-¡Eso es mentira! Ella nunca...Ella nunca me mentiría.-Dije dolido, y a la vez tratando de convencerme a mi mismo de ello.-
-¡Oh claro que lo haría!.-Rió.
-No...Eso es...Imposible.-Dije con un nudo en la garganta.
-Con que es imposible...¿Te atreverías a ir a su casa y preguntarle a sus padres?.-Me retó.
-Confío en ella...-Dije ya desmoralizado.
-Vamos, sabes que quieres hacerlo.-Dijo tentándome. 
-No iré a casa de Melanie, por que sé que no me mentiría...No con eso.-Dije atormentado por la duda.
-¿Y qué tiene de malo?.-Dijo con la certeza de que tarde o temprano caería en su sucio juego de arruinar a Malanie.
-¿Qué puede tener de bueno algo en el que estés involucrada?.-Respondí con rudeza.
-Sólo te trato de ayudar.-Dijo con tranquilidad.
-¿Desde cuándo?.-Dije entornando los ojos.
-Desde que Melanie llegó aquí y me propusé arruinarla.-Respondió mientras una sonrisa maquiavélica curvaba sus labios.
-Nunca entendí eso.-Dije contrariado.
-Solo quiero quitarla de tú camino.-Rió juguetona, como un bebé, una risa  cálida y melodiosa. Me estremecí por lo sombrío de su mirada.
-¿Porqué?¿Tanto te gusto?.-Me burlé.
-No es por ti. Es por lo que ella me quitó.-Dijo con un desprecio que helaba las venas.
-¿Solo por eso?.-Dije sorprendido.
-Eso y qué...Es terriblemente molesta.-
-Yo...-
-Te esperó a las cinco Jason.-Dijo yéndose. Con sus andares felinos y despampanantes, recorrió el pasillo dejándome perplejo. 
No podía creer lo que había dicho sembrando en mi la huella de la incertidumbre. Me volvía loco pensar en ello, y no podía evitar verme inclinado a hacer una visita a los quisquillosos padres de Melanie.
¿Qué podría hacer?.




***
16 SEGUIDORES DESDE LA ÚLTIMA ENTRAADAAAA
WAAAAA-----> :DDDDD
Súper SÚPER feliz!! sobre como avanza el blog:'D y pues no solo eso si no que llegamos a 102 visitas diarias cosa que representa un genialísimo progreso :'D
la verdad gracias  a todas ustedes de verdad no sería lo mismo!!!!!!!! 
Las quiere
AnaLu
porfa, como llegamos a las 103 seguidoras, podrían haber 10 comentarios??
sería muy importante!!!
PD. vota por mi en http://jonasbrothersmyworld.blogspot.com/ GRACIAS :D



lunes, 19 de julio de 2010

Freaky Blogger

QUE RABIA ME DIÓ cuando ingresé a blogger para afiliar a alguien y pinché en la página de afiliadas y no había NINGÚN botón de afiliación no se lo pueden imaginar la que pase para recuperarlos!! Tuve que meterme en el registro de C-Box y pasar páginas y páginas (son como 100) para recuperarlos! y aún no estoy segura [ni creo] que estén completos!! así que POR FAVOR  si no es mucha molestia les pido que se metan en  la Página de Afiliados y revisen si se encuentra su banner, si no es así por favor comenta en esta entrada o en el chat!
 Disculpen las molestias.... Oh por cierto hice más botones de afilición diganme si les gustan :D
besos 
`PD. si tu comentario no está en la Cbox es porque lo estuve renovando ;)
AnaLu

viernes, 16 de julio de 2010

Cap 18 Bruma

No todo silencio es olvido, ni toda ausencia es distancia.


***
Meredith no se cansaba de darme obsequios continuamente, pero francamente, desatinaba con ellos. Estaba enfocada en que me gustaban los colores rosados y pasteles y la verdad, no era así.
Mi color favorito es el violeta, y de los más oscuros. 
Nunca en mi vida había fingido tantas sonrisas, ni me había sentido tan falsa al demostrar mi agradecimiento hacia los regalos. Eran objetos banales, sin ningún uso determinado, y la mayoría terminaban siendo en secreto juguetes para Maggie.
Poco a poco me fui desconectando cada vez más de mi parte cuerda y sensata, y me dejé llevar por la locura desenfrenada de la ciudad.
Me entregué a las compras desquiciadas, y me dediqué a vagar por la ciudad.
Llegué a comprar tantas cosas que mis cajones estaban atiborrados de objetos tan inservibles como los que me había dado Meredith y poco a poco me perdí en los escombros de los restos de un pasado arruinado y un presente devastado. 
No me molesté más por las continuas clases de etiqueta de Meredith y resolví desaparecerme por las calles de Londres con desfachatez. 
Me alejé más y más de la casa, llevada por el derroche y la vida nocturna. 
Brianna no solía acompañarme, pues vigilaban cada uno de sus movimientos, pero a veces lograba irse.
  Olvidé como era sentirme feliz plenamente, recordé lo que era diversión y desprendí de cualquier sentimiento que creí en ese momento era innecesario.
Fueron días terribles, mi estadía en Londres definitivamente me volvió loca, y me hizo caer en una exaltación permanente y me hizo ampararme en la adrenalina como único recurso de bienestar.
Pero yo estaba equivocada, y nunca lo estuve tanto. Y a nadie le importó, hasta que el asunto subió de escala y se pudo apreciar en los periódicos y revistas faranduleras.
Un título de la revista indicaba ''Melanie Lawrence ¿Nueva Party Girl británica?''.
Meredith enloqueció ante la información que daba el artículo.
''Melanie Lawrence, hija de los empresarios Norte Americanos Elena Collin y John Lawrence acaba de mudarse a la residencia de su tía abuela Meredith Aston, la mansión Astonville. Se le ha visto con Brianna Jones en algunas fiestas. Según fuentes Melanie ha sido enviada a Londres para ingresar en un internado. ¿Será ella quién dará de que hablar en   Londres en esta temporada?''

Meredith enloqueció con esta noticia, y me convertí en una monja de clausura en Astonville a partir de entonces. Sin embargo, lograba salir y  en esas pequeñas salidas los paparazzis captaban las delatoras fotografías.
Meredith montaba en cólera y resultaba un desastroso castigo para mí.
Me había convertido en un blanco mediático londinense. Y ni siquiera había sido mi intención. 
Fue todo tan rápido que sin notarlo, el  12 de Enero había llegado. Regresaría a mi casa el 14, ya que me había tomado un tiempo extra puesto que Newark High estaba cerrada por la fuerte nevada que estaba azotando la ciudad.
Estaba muy nerviosa por el vuelo, y por las miradas significativas de indignación y rigidez que me dedicaba constantemente Meredith, a quién no lograba asociar como tía.
***
Era la hora de la cena, y por primera vez se me fue anunciado que mi presencia era requerida en el salón del comedor. Bajé las escaleras con ansiedad pensando en lo que me depararía esa extraña petición.
Meredith yacía sentada en la cabecera de la magnífica mesa de los dieciséis puestos vacíos, que por segunda vez en mi estadía veía ocupada por alguien más.  Meredith tenía un papel en su regazo y lo pude divisar a lo lejos. Su vestido negro, su expresión impasible y su ceño fruncido me indicaba malas noticias.
Me senté en el único puesto preparado para la cena a unos dos o tres asientos del de ella.
Me miró con gesto furibundo y le sostuve la mirada con dificultad. Sus ojos azules y desgastados, tenían mas vida que nunca por aquella chispa desconocida para mí hasta ese entonces.
Se aclaró la garganta, y hablo con voz seca.
-Melanie.-Dijo escupiendo el nombre, como si se tratase de una palabra inapropiada, obscena.
-¿Si?.-tartamudeé.
-Espero que te estés reprochando tu conducta malagradecida en este instante.-Dijo con sequedad.
-¿Qué...Qué hice?.-Pregunte con inocencia. 
-¿Cómo te atreves a preguntarlo?.-Amedrentó elevando el tono de su voz.- ¿Cómo es posible que hayas deshonrado la casa Aston, de tan alto orden en Gran Bretaña?.-Espetó.
-Yo...Yo no he deshonrado nada...-Farfullé derrotada.
-¿Qué no lo has hecho? ¡No hagas que me ría de semejantes palabras!.-Gritó alterada.-Astonville no había tenido mayor escándalo, en un siglo de que mi familia vive aquí. ¡Una sobrina nieta farandulera ''Party Girl'' como te califican ahora los paparazzis que tanto se amontonan en las mañanas frente a la puerta! Eres la perdición de esta casa.-Repetía. Las palabras tuvieron tal impacto en mi, que florecieron en mis ojos una necesidad desesperada de llorar.- Estoy tan avergonzada con que a los Jones se les haya vinculado con esto, es un ultraje, una decepción. No puedo creer que hayas salido en las revistas como derrochadora empedernida, una causa perdida.-Decía sin cesar.
Las lagrimas brotaron inclementes por mis mejillas sin poder contenerlas y tuve que replicar.
-¡BASTA!.-Grité sin aliento, no podía soportar más.
-¿Te molesta que te digan la verdad?.-Dijo sin perder la compostura.
-¡No es eso lo que me molesta!.-Chillé.
-Pues es algo bueno, ya que tus padres me han dado una noticia, recibí los papeles está mañana.-Dijo.
-¿C-cuál noticia?.-Murmuré bajito.
-Llamé a tus padres informándoles sobre tu más que irremediable conducta y se ha resuelto que entres al internado con efecto inmediato.-Sentenció con voz indiferente.
-¿Al....Internado?.-Dije sin respirar.
-Si, efectivamente.-Dijo satisfecha.
-No...No puede ser...Ellos dijeron...-Dije ahogando las palabras.
-Ellos dijeron que vendrías acá, para ver si tu conducta era mejorada, y deja mucho que desear, por lo tanto, deduce tu misma.-Dijo sin verme a los ojos.
-Pero no puede ser ¿Qué pasará con mi escuela?.-Dije buscando algún punto a mi favor.
-Ya se ha hablado con el director, y no acarreará problemas hacia tu educación.-Replicó.
-¿Cuándo iré?.-
-El catorce por la mañana saldrás de está casa.-Dijo con rudeza.-Ahora, si me disculpas, voy a descansar en mi habitación. Tú madre quiere que la llames.-Dijo a modo de despedida.
-Gracias.-Dije tragando dificultosamente. No probé bocado. Meredith había dejado sobre la mesa el blanco e inmaculado papel con las letras escritas.
Lo leí una y otra vez, al principio desdeñosa, luego con rencor y al final con una tristeza amarga que me hizo un nudo en la garganta.
Era eso, rencor con tristeza, lo que siempre había sentido. La herida cruel que me había roto el corazón años antes, se abrió tan rápido, como lento fue sanarla. 
Estuve toda la noche llorando, con una rabia que estaba fuera de los parámetros lógicos.  Maggie se subía a la cama, pero estaba ciega de lagrimas y simplemente la apartaba, me sentía mas sola que nunca, y el ser mas despreciado de la tierra por tener como única compañía, un pobre animalito. 
Agradecía Maggie con una mirada dulce ser mi único consuelo, y rogué por que en el internado la admitieran.
Mi madre llamó ya muy avanzada la noche por la diferencia de horarios, en vista de que yo no lo hacía.
-Mel.-Dijo cuando atendí el teléfono.
-No tengo nada que hablar contigo.-Dije con voz helada.
-Melanie yo sé como te debes sentir pero...-Trataba de disculparse en vano.
-¿Lo sabes?¿Sabes realmente lo que estoy sufriendo?.-Espeté.
-Cariño yo entiendo pero...-
-Si entendieras, no me haría esto.-Grité colgando de golpe. 
Me acosté en la cama, deshecha en lagrimas, como un ovillo. y me mantuve así, dejando que las lagrimas corrieran sin sentido por mis mejillas. 
A la mañana siguiente, desperté muy avanzado el día, con la cara marcada por las lagrimas, un par de bolsas amoreteadas enmarcando mis ojos y una expresión desdichada que no pensaba en cambiar. 
Desayuné sola, como el simple fantasma que debía ser, y fui a empacar con una tranquilidad que helaba las venas.
El viento que entraba por el balcón que había resuelto dejar abierto, traía consigo gélidos copos de nieve llenando la habitación de bruma en contraste con la calefacción.  No me importó. Seguí dejando que la brisa fría llenara mi alcoba de copos, tenía los labios lívidos, el rostro pálido, a causa del frío y los dedos entumecidos. 
Pero seguí empacando, toda la ropa que era mía, no la que me había regalado Meredith. Porque ella era una falsa. Falsa porque me había tratado bien para luego dejarme morir ahogada de lagrimas sin  molestarse si quiera en preguntarme como estaba. No la vi hasta el catorce de enero por la mañana. La fecha que definitivamente marcaba mi destino con una desgracia. 
Meredith cruzó el umbral con marcada indiferencia y murmuró con despecho algo ininteligible. Martha me ayudó con las maletas atiborradas de objetos. 
Maggie se mantuvo junto a mi, y yo la sostuve casi siempre en mis brazos. 

-No te dejarán entrar con ese animal.-Dijo despectivamente Meredith.
-Ojalá que así sea, me devuelvo en el instante.-Dije sin dedicarle una mirada.
-No pienses que te recibiré aquí.-Dijo con tono antipático.
-No te lo pedí.- Dije dedicándole una mirada furibunda.
-Muy bien.-Respondió.-Que te vaya bien Melanie, te deseo suerte.-
-Quisiera decir lo mismo, pero mis palabras son de buena fe.-Repliqué.
-¿Insinúas que miento?.-Preguntó desafiante.
-No lo insinúo, lo dejo claro.- Dije a modo de despedida. Me metí en el carro que me llevaría a ''Prisión'' como yo llamaba al internado, y esperé que algún día, los catorce de enero, no fuesen mi perdición.
El camino fue solitario, y solo veía a lo lejos los arboles frondosos y las casas muy separdas entre sí.  Comencé a odiar a Meredith, y pensé que ese sería mi destino, lleno de capítulos de rabia, furor, exaltación, tristezas y lagrimas perennes. Que llevaría como una carga pesada durante el resto de mi existencia. 
Pronto oscureció, y divisé a lo lejos las luces de casas campestres hogareñas. Y me quedé dormida, profundamente.
Me desperté preocupada por un repentino vibrar en mi bolso, era mi teléfono...''¿Quién será?'' Pregunté retóricamente..
-¿Aló?.-Atendí medio adormilada.
-¿Melanie?.-Preguntó una voz masculina al otro lado de la línea.
-Soy yo.-Dije con suavidad.
-¡Mel!.-Gritó.-Soy Jason.-
-¡Jason!¡Oh Jason!.-Dije emocionada.
-Mel ¿Cómo estas?.-
-Yo...Bien.-Mentí.
-¿Regresas hoy?.-Preguntó ilusionado.
-Yo.-Tosí nerviosa.- N-no, Jason hay algo que debería decirte antes de...-Dije asfixiándome.
-¡Ya se Mel! Yo también te amo.. Pero te pasaré a Steph, que me matará si no habla contigo ya.-Dijo riendo.
-Yo también Jason..-Dije debatiendo entre el desastre de incertidumbre que dejaba a mi paso y mi consciencia.
-¡MEL!.-Chilló Stephanie.
-Oh Steph.-Dije tratando de sonar feliz.
-¿Estás bien allá?.-Preguntó.
-S-si.-Dije en vano tratando de sonar convincente.
-¡Qué bien! Me alegro por ti.-Dijo feliz.
-Si.-Dije con un hilo de voz. Todos me extrañaban, y yo solo los abandonaba cada vez mas...

***
Holi holi :D es la loca del otro lado del computador^^ bueno para empezar les doy DEMASIADAS GRACIAS por todos los comentarios que dejaron en la pasada entrada ^^ me pase por el blog de las que tenian y ya se los dije JE! y bueno la verdad estoy muy contenta por tener 10 seguidores mas a cada entrada^^  en unas 3 entradas tendia como 100 *o* eso sería lo MAS INCREIBLE QUE ME PASARIAS NUNCA :D llegar a los 100 seguidores seria tan wow*-*
Otra cosita :D suscribanse al blog si quieren y pergunten en la cajita freaky de formspring jaaj XD Oh y si quieren me dejan el link de sus blogs y yo los publico en la prox entrada ^o^ BEESOOS
PD. sugerencias de la imagen que podria poner de Brianna? no se me ocurre nada ._.