Followers♥

martes, 8 de junio de 2010

Cap. 6 Tutorial


***

Comprobé perfectamente la cantidad de mala suerte acumulada que tenía yo sola. No solo tenía que lidiar con que Jason fuese mi vecino, si no aún peor: Tendría que darle clases particulares. ¡Cómo si eso me interesara! Difinitivamente sabía que de tratarse de cualquier -Absolutamente cualquier- Otra chica de mi escuela, hubiese pagado solo por tener el gusto de pasar cinco minutos con el. Pero a mi no solo no me importaba, si no que me molestaba sobre manera. Jason era apuesto, cierto, pero era un cabeza hueca, lo suficientemente cabeza hueca como para ser el novio de Natalie, y eso ya de por sí, sumaba suficientes puntos contra el. 
Tenía que esperar a Amy, que salía media hora después de mi de clases, y Mortimer no haría dos viajes, según las órdenes expresas, dadas por mi madre, en su eterna busca de hacerme desdichada.
Fui al campo de fútbol, ahora despejado y me recosté en la espesa hierba rebelde. Cerré los ojos y me dispuse a quejarme internamente como cualquiera cuando no tiene nada mejor que hacer.
-Eh..¿Melanie?.- Llamó una voz a mis espaldas.
Giré en redondo, abriendo los párpado.
-¿Qué?.-
-Soy Jason.- Dijo un poco confundido de tener que presentarse.
-Ya lo sé.- dije.
-Ah, bueno... Acabo de ver en la lista de tutores de Álgebra, y te asignaron como mi tutora.- dijo poco convencido.
-Lo vi.-
-¿Y... No has venido a... ya sabes...?.-
-Bah, es a ti a quién le interesan las clases ¿No? Tú tenías que venir.-
Jason estaba perplejo, seguramente estaría mas que acostumbrado a que las chicas lo persiguieran.
-Si... Ya lo sé.- 
-Bueno. Puedo ayudarte los martes, jueves y viernes.- Dije lacónica.
-No tendría que ser yo..ya sabes ¿fijar los días?.- dijo en tono cada vez mas sorprendido.
-No. ¿Puedes esos días o no?.-
-Si, pero ¿se puede cambiar el jueves por otro día?.-Respondí afirmativamente. Pasamos un rato discutiendo días y las horas.
-Entonces martes y viernes, y un sábado cada dos semanas.- Memoricé.
-Así es, porque los jueves tengo prácticas de fútbol, disculpa si te molesta pero.. ¿Qué haces los miércoles y lunes?.- Pregunto con evidenciada curiosidad.
-Voy a clases de guitarra, aunque casi no las necesito.-
-¿Clases de guitarra?.- Dijo abriendo los ojos.
-Ajá...-
-Nunca pensé oír a una chica decir eso.- Dijo esbozando una amplía y hermosa sonrisa.
-Mm... Difinitivamente no a la clase de chica con las que sueles andar.- Ironicé. 
-Ya, ya, estoy al tanto. ¿Tocas bien?.-
-Algo así.-
-¿Te podré oír tocar, ya sabes, algún día?.-
-Algún día.- Dije vagamente.- Pero justo ahora debemos concentrarnos en estudiar.- Recordé.
-No tengo prisa.- Sonrío. 
-Yo si Jason hoy es lunes.-Dije.- Nos vemos.. El martes.- Dije pensando en lo raro que sonaba que quedara con Jason para algo. 
-¿Te.. acompaño?.- Dijo sorprendido de su propio ofrecimiento.
-No.- 
A decir verdad, Jason estaba un poco ofendido de que alguien lo tratara de esa forma, pero después de todo, yo no era de esas aduladoras. 
Me dirigí, retrasada, a mi clase de guitarra.

***

-Natalie está hecha una fiera.- Comentó Amy para molestarme.
-¿Y a mi qué?.-
-Oh, bueno, que últimamente pasas tiempo con Jason.-
-¿Ya estamos de mensajera?.- Me burlé.
Torció el gesto.
-Solo digo que Natalie esta demasiado molesta, y es capaz de hacer cualquier cosa.- Dijo algo... ¿Amenazante?.
-Uy ¡Qué miedito! Natalie uñas pintadas, me va a regañar por tener miedo a que le quiten su novio.- Dije sarcástica.
-Ella esta muy segura de Jason.- Dijo soltando una risita nerviosa.
-¿Sí? Y si está tan segura... ¿Porqué te manda a advertirme?.- La reté.
- Yo....- Dijo empleando en esa frase todas sus ya fundidas neuronas.- Solo ¡Mantente alejada!.- Chilló.
-¡Oh si! Estoy 'aterrorizada' de lo que me pueda hacer.- Dije volteando los ojos incrédula.
Amy permaneció perpleja ante mi reacción. ¿Creería ella realmente que yo, 'Yo' Melanie Lawrence podría cohibirme por una arrogante y orgullosa Natalie Steven?.  Me reí por lo bajo ante la idea. 
No me intimidaría nunca por una chica como ella, jamás. Después de todo¿Qué tenía ella que yo no? ¿Una cabellera mas lacea y unas uñas mejor cuidadas? No era mi definición de 'miedo'.
Me dirigí a mi habitación y en el pasillo la puerta abierta de la rosadísima habitación de Amy me resultó muy poco familiar, no estaba acostumbrada a semejante decoración. Tapizada de pies a cabeza de rosa pastel y azul cielo, con alfombrado lila y su cama ultra moderna con cubre camas floreado y dosel, un armario tamaño extra-grande y su estantería llena de collares y pulserillas cursis con los típicos corazoncitos y florecillas que podrían usar las pequeñas niñas de maternal, resultaba hasta desagradable, el aire viseado  en múltiples perfumes y aromatizantes, que dejaban horas sin que pudieses oler otra cosa, en fin, una habitación insoportable para gente 'normal'. Mi madre la consideraba 'adorable' ya que era la habitación de la hija frívola y atontada que nunca tuvo. Llena de cachivaches y baratijas -O por lo menos para mi lo eran- sin uso determinado, era perfecta para envases plásticos como Amy.
Me resguardé en el calor de mi habitación, y como ya era regular últimamente, pedí que me llevasen la cena a la alcoba.
***

Deambulando por los pasillos de la escuela, en la espera de que la susodicha, Amy, saliera de sus clases, escuché una tenue voz ya familiar que me llamaba.
-Stephanie.- Dije cortante.
-Mel.- Dijo con tono suplicante.
-¿Qué quieres?.- Espeté con tono gélido.
-D-disculpame, por favor, se que no fuí la mejor de las amigas y te defraudé el primer día de clases...-
-No solo ese día.- Recordé. Yo era bastante rencorosa.
-Lo sé, pero por favor están siendo momentos.. Difíciles para mí, y para mi familia.-
-¿Porqué?.-
-Porque me voy a tener que quedar con mis tíos casi difinitivamente, mi padre perdió su trabajo y por ahora no tienen dinero como para mantenerme a mi también,sé que  vivía ya con mis tíos, pero le ofrecieron a mi padre un trabajo en San Francisco, y es muy difícil que yo... Ya sabes, me vaya con ellos, y en San Francisco se me hace más difícil... Verlos.- Dijo a punto de romper en llanto.
-Tranquila Steph, todo se solucionará.- Dije haciendo un esfuerzo para calmarla.
-Pero no es el punto... Quiero que me disculpes por no.. Haberte tratado bien, siempre has estado ahí para mi, y yo no hice lo mismo por ti.-
-Stephanie, estuviste mas que mis padres cuando Jeremy..Murió.- Dije escupiendo la palabra como siempre que la pronunciaba cuando estaba relacionada con el.- 
-Te compensaré.- Dijo abrazándome sonriente.
-Eso espero.- Me reí
-¡Melanie!.- Llamó una voz a mis espaldas.
-Es Jason.- Articuló Stephanie. 
Giré en redondo y así era. Había olvidado que era Martes.
-Hola.-Saludé. 
-¡Vamos! Tenemos que estudiar.- Dijo sonriendo. Me despedí de Stephanie a duras penas, arrastrada por el. Parecía un poco exaltado. 
Me condujo entre las hileras de autos hasta el suyo: un flamante deportivo rojo y descapotable. Fui obligada a subir y tuve que avisar a Mortimer que solo esperara a Amy. 
-Entonces...-Dijo Jason un tanto incómodo con la situación.-
-Mm...-Gruñí.
-¿Porqué te cae tan mal Natalie?.- Dijo súbitamente.
Reaccione un poco a la defensiva.
-¿Porqué lo preguntas?.-
-Curiosidad.-
-Bien... Es demasiado engreída, orgullosa, creída y prepotente.- Dije abiertamente.
-Si.- Dijo asintiendo.
Abrí los ojos tanto que se me salían de sus órbitas.
-Espera...¿Estas de acuerdo?.-
-Claro.- Dijo encogiéndose de hombros.-
-¿Y porqué eres su novio?.-
-Es bonita.- Admitió avergonzado.
-Ah, por supuesto.- Dije sarcástica.-¿Lo que importa es la personalidad cierto?.- Ironicé.
-Bah, si importa, pero ella no me controla, no le importa saber que hago...Es cómodo.-
-Pero es celosa.-
-Si, ¿cómo sabes?.-
-Mando a Amy a amenazarme.-
-¿Por ser mi tutora?.-
-Sip...-
-Es ridículo.-
-Lo es.- Sonreí. Jason era...Decente. Podría seguir pareciéndome un estúpido, si, pero era decente, y quizás mas astuto de lo que yo imaginaba... Era apuesto, y tenía el aspecto de esas personas las cuales no se derrumban ante nada, ni nadie. 
El deportivo rojo se detuvo frente al parque donde anteriormente nos habíamos encontrado.
Abrí la puerta y me aventé fuera del auto.
Nos sentamos en la banca en la que el otro día había sido atacada por el balón y sacamos nuestros libros.



1 comentario:

NONI TRU dijo...

ME ENCANTA TU NOVE!! JAJA!! ME ENCANTA QUE MEL TENGA QUE ESTAR A FUERSAZ CON JASON! QUE PRECIOSA PAREJA HACEN!!