Followers♥

jueves, 24 de junio de 2010

Cap. 11 Debilidad

***
(Narración en 3era persona)

Cuando Amy, Natalie y Chloe estuvieron reunidas delante de un caliente y espumoso café, decidieron comenzar a trazar y repasar su plan.

-De camino acá-Comenzó Natalie.- Comencé a sopesar posibilidades, y creo que nuestro plan tendría mas éxito con una persona que sea confidente de...Lawrence. Amy eres perfecta para  esto.- Dijo con una sonrisilla de suficiencia.
-P-Pero Nat, ¿Qué es exactamente lo que queremos con esto?.-Preguntó Amy, con un cosquilleo de culpabilidad por atentar contra su prima.
-Queremos arruinarla Amy, ¿Qué, quieres que me quede sin Jason y sin reputación?.- Retó Natalie desafiante.
-N-No Nat ¿Qué tengo que hacer?.- Preguntó la chica por primera vez, temerosa.


***
POV-Melanie

Recientemente mi biblioteca personal había adquirido un nuevo tomo:Cumbres Borrascosas o como me parecía mejor llamarlo, ya que era su título original,  Wuthering Heights. La portada del libro era hermosamente detallada con la hacienda  dibujada en un paisaje de perspectiva alejada y misteriosa, rodeada de arbolillos escuálidos y ya marchitos. 
Debo decir que no me siento particularmente orgullosa de no haberme leído antes un título como aquel, sin embargo me alegraba haberlo hecho.
Al ir poco a poco consumiendo las palabras ansiosa de leer aquel espectacular libro, me dí cuenta de la perspectiva con que quizás pensaba la bella Cathy Earnshaw, la cruel protagonista; quién básicamente (Podría decir yo) solo amaba a Heatcliff, el terrible protagonista, por llevarle la contraria al mundo; aunque de igual manera se hubiese casado con Edgar, su vecino de aspecto pálido y tristón. En cierta forma me identificaba con ella, y aquella novela en la que solo el ama de llaves era un personaje bondadoso y amable, y los protagonistas eran dos malvadas personas, amargadas de rencor y egoístas hasta literalmente la muerte, me parecía una obra maestra de parte de Emily Brontë. 
Los súbitos pasos de Amy, mi estúpida prima, me resultaron ajenos y fuera de lugar, en una habitación que para mí, se había metamorfoseado repentinamente en la hacienda de Cumbres Borrascosas. 
-¿Deprimidita de nuevo Mel?.-Dijo asomando la cara por la puerta.
-No más de lo normal.-Contesté irónicamente. 
-¡No me sorprende!.- Dijo entrando.
-¿A que se debe la indeseable y poco bienvenida visita Amy?.- Dije con voz áspera.
-Iré al grano.-Dijo adquiriendo un tono serio.
-Me alegra que así sea.-Dije posando a Maggie junto a mi.   
-No puedo soportar esto.-Exclamó.

-¿Soportar ''qué''?.-
-''Esto''.-Dijo señalando todo.-Sentirme arrimada en una casa que no es mía.-Dijo con cara frustrada.
-No estas ''arrimada'' Amy, para mí estas desinvitada pero para mi madre eres la hija perfecta que no tiene ahora.-Dije resignada.
-Siguen sin ser mis padres.-Dijo con una mueca.
-No es que te doliera mucho su perdida.-Dije sin piedad.
-Tu no sabes nada.-Dijo con ojos sombríos.
-¿Y entonces, te dolió señorita Barbie? No lo demostraste ni por un segundo.- Dije molesta.
-Fue casi mi culpa.-Continuó exasperada.
-¿Cómo pudo haberlo sido?.-
-Murieron en un accidente de tránsito, al ir a buscarme a una fiesta a la que me había escapado sin su permiso.- Dijo con gesto compungido. Conforme pasaba el tiempo Amy iba adquiriendo un tono de piel pálido y sombrío.
-Lo siento...Tanto..Amy, q-quisiera haberlos conocido.- Dije tratando de reconfortarla.
-Yo también hubiese querido que lo hicieras, y que tu y yo habláramos por otras circunstancias...-Dijo con un hilo de voz.
Una lagrima única y solitaria recorrió su mejilla de forma delicada humedeciendo su rostro y resbalando una gota de su negro delineador, como tantas veces lo habían hecho mis lágrimas en un recorrido eterno y melancólico, dejando sus huellas tétricas estampadas.
Era una situación incómoda, no cesaba de preguntarme si existiría el día en que pudiera olvidar describirme una lagrima, pensar a cerca de la muerte de un ser querido ¿Tendría yo que vivir de esa forma? Triste era mi destino, prolongada era la desdicha.
-Melanie, mejor..Me voy..-Susurró.
-Ajá..-Dije con voz ausente. Amy salió desconcertada de mi habitación, mientras yo me quedaba enfocada mirando al vacío.
Maggie se acercó a mi y con su suave hocico me levanto la mano, buscando alguna reacción de mi parte, con sus gestos bruscos de bebe Maggie me mordió la mano, y la sangre brotó de un orificio tal vez demasiado grande. 
La sangre corrientemente me mareaba, y esta vez no fue una excepción. Sentí que todo se volvía negro ante el olor de la sangre, esa sustancia acuosa y de color bermellón fue extendiéndose por mi mano, al verla me desesperé y en un ataque de histeria, como estaba en el borde de la cama, caí al suelo inclemente, frío y duro.
Lo último que percibieron mis sentidos debilitados fueron los ladridos de Maggie, quién se acercaba a mí nuevamente, y la baldosa gélida al contacto con mi mejilla junto con el choque de la mano ensangrentada y mojada.
Yo definitivamente, tenía una debilidad enorme por la sangre....

***
Me desperté desorientada, sumergida en la oscuridad plena de una habitación de hospital. Estaba un poco asustada, pensando en las estúpidas consecuencias de mi situación con la sangre. 
Analicé mi situación: estaba acostada, con un tubito de suero sostenido por un aparato especial conectado a una intravenosa, suponía por el desmayo, mi mano estaba vendada fuertemente con una gaza, y tenía un monitor junto a la cama que con incesantes 'Bip-bip-bip'' indicaban mi ritmo cardíaco.
De pronto me asusté...Estaba tan sola ¿Cómo era posible que mis padres no se hubiesen quedado?.
Estaba acostumbrada a ello, pero ahora me hallaba indefensa, extendida en una camilla de hospital sin nadie a quien acudir...
Sentía una leve presión en la cabeza, con dificultad, subí la mano que no estaba apresada en intravenosas, que me producían terror, y palpé mi frente temerosa de lo que pudiese descubrir.
Tenía una venda gruesa ¿Porqué?. No tenía a nadie cerca que respondiese a mis preguntas...El dolor agudo y punzante de la muñeca, y el incremento en la presión de mi sien poco a poco me sumía en un sueño taciturno.. ¿Y si eso era? ¿Si era sólo un sueño del que pronto despertaría?.
Poco a poco, el sonido del aparato cardíaco me iba desesperando, el silencio aplastante y que fuese aquel el único vago sonido, la oscuridad que envolvía todo...La inaudita soledad y el aire mortecino que se respiraba.
Mi corazón latía desenfrenado, y el sonido del artefacto aumento, colmando de rayas verdes que zigzagueaban por la pantalla. Me sentí tan abandonada que pronto se me humedecieron los ojos, quise llorar, pero reprimí las lagrimas.
Solté un pequeño y agudo chillido y la habitación se iluminó.
La luz fuerte me cegó por un momento, y entraron dos mujeres y un hombre.
Quise hablar pero mi garganta estaba demasiado reseca para emitir sonido alguno.
-Emily, la morfina.- Ordenó el doctor. Era un hombre entrado en años, su cabello negro se tornaba blanquecino y unas pequeñas arrugas poblaban su rostro amable.
-¿Q-qué me pasa?.-Dije carraspeando un poco.
-Disculpe señorita Lawrence.- Se excusó el médico.- Mi nombre es Gregory Parker, y la estoy atendiendo.
-Bien...Pero¿Qué tengo?¿Porqué estoy aquí?.-Insistí.
-No es nada demasiado grave, al parecer su mascota la mordió y cayó al suelo dándose un fuerte golpe en la cabeza, que la hizo caer inconsciente.- Explicó formalmente.
-Yo..Bien, si, mi cachorra me mordió y tuve un leve ataque de pánico por la sangre, y no pude evitarlo, es que era tanta..-Dije avergonzada.
-No lo dudo señorita.-Dijo sonriendo amablemente.
-¿Cuándo podré salir?.-Continué interrogando.
-Creo que ya mañana le podré dar de alta.- Afirmó jovial.
-¿No hay nadie de mi familia..O alguien?.-Pregunté algo aliviada y a la vez temerosa de la respuesta.
-Sus padres no están.-Respondió.
-No me extraña.-Repliqué.
-Pero allá afuera, hay algunos de sus amigos ¿Quiere que los haga pasar antes de que se le aplique la medicina?.- Ofreció.
-Por favor.-Dije suplicante. Gregory sonrió y le indicó a una enfermera que hiciera pasar a los visitantes.
Esperé ansiosa a que entraran. Jason, Josh, Stephanie, Madison y curiosamente Amy, surcaron la puerta. Todos se veían agotados, ya que, a juzgar por la oscuridad, era ya muy entrada la noche.
-¡Mel!.-Dijo Stephanie apresurándose a mi lado. Hizo un esfuerzo para abrazarme pero fue inútil debido a los miles de tubos que me rodeaban.
-Chicos.-Dije esbozando una débil sonrisa.
-¿Cómo te sientes?.- Dijo Jason con una mueca.
-Me duele un poco la mano.- Dije. Se acercó a la cama y se sentó en la butaquita que se encontraba al lado. Josh se acercó también junto a Madison.
-Oh, Mel..Llevamos tanto tiempo aquí ¡Y no nos dejaban entrar!.- Se lamentaba Madison.
-Lo siento.... Estaba tan asustada.-Dije con un leve escalofrío.
-No lo dudo, cielo.- Respondió Josh.
-Elena quiere dar en adopción a Maggie.- Anunció Amy. Sentí de pronto un gran vacío.
-¡De ninguna manera!.-Grité. La enfermera que se hallaba revisando los monitores de volteó violentamente.
-No pueden alterar a la paciente, si esto vuelve a ocurrir saldrán.- Dijo severamente.
-Perdón.-Murmuró Amy. Todos le dedicaron miradas asesinas.
-No tenías que decirlo Amy.- Reprochó Jason contrariado.
-Mi madre no...Dará..En adopción..a Maggie.-Dije entrecortadamente.
-No, no lo hará.-Susurraba suavemente Stephanie.
-Si no lo quieres, no lo permitiremos Mel.- Anunció Jason.
-Gracias...-Dije con un hilo de voz, la medicina que había inyectado hacían un par de minutos la enfermera en la bolsa de suero comenzaba a hacer efecto, recorriendo todo mi sistema sanguíneo y dejándome caer en un sueño profundo...

***
Este cap me gusto mucho, todo va tomando un hilo más serio :) jajaja bueno quiero agradecer a las 21 seguidoras WOW es lo único que puedo decir :D y ya faltan unas pocas visitas para 1000!!! Qué increíble!! Y también muchísimas gracias a todas las que han votado ya ascendí un puesto voy de 2da en la votación!! faltan dos votos para ir en el 1er puesto!! Besos y gracias chicas

2 comentarios:

melissa dijo...

haaay wooow..!!!

pobre de melanie
ami si me marea la sangre es muy feoo
una vez me desmaye en la escuela =S

y..........como siempre me EEENCAANTOOOO..!!!!

publik pronto plisss..!!

Citu dijo...

Tu historia es llena de sorpresas y para tener trece años escribes muy bien y con gran madurez. Sigue tu historia esta muy interesante