Followers♥

viernes, 21 de mayo de 2010

1er Cap. Rompiendo el Silencio

***
 Ese debió haber sido un día feliz. Pero no fue así, dicen que las cosas pasan por una razón. Pero...¿Porqué las razones pueden llegar a ser tan dolorosas y destructivas? Quisiera esa respuesta.

Catorce de Enero, un día antes de mi cumpleaños. Íbamos a saliendo de Nueva York, y nos dirigíamos a Canadá a visitar a mi familia. Mi hermano y yo siempre nos divertíamos  en los viajes de auto, ya que cantábamos  y jugábamos, aunque por supuesto, discutíamos. Yo no podía pedir más nada en el mundo, mi familia era perfecta tal y como estaba. Pero nunca hubiese creído que se haría pedazos en tan solo una noche.
Se había vuelto de noche, porque era un largo camino para conducir.Sin embargo, por mas que mi madre insistió, mi padre no quiso detenerse en un hotel para dormir. 
Mi hermano continuaba atento al camino asomando la cabeza por la ventanilla.
Mi padre seguía conduciendo paciente y cuidadoso. Un camión de carga venía peligrosamente rápido en el canal contiguo. El conductor estaba bebido y chocó contra la barrera de canal. Ésta de dobló y no soportó el peso del gigantesco camión provocando que de todas formas, colisionara contra nosotros, mas en específico, justo en el asiento de mi hermano. Proferí un alarido y traté de apartarlo pero no lo logré.
Un golpe fuerte resonó en mi cabeza al oír la barrera y el camión chocando contra mi hermano. Su cuerpo inmóvil cayó en mis brazos y comencé a gritar.
Mi hermano gimió y cayó desmayado. Mi madre tenía una herida en el brazo derecho, pero estaba bien. Mi padre estaba bien también. Pero yo solo me podía concentrar en la herida profunda y sangrante de mi hermano en la cabeza, ya no se movía y yo lloraba desconsolada sobre mi hermano. 
Mi madre, que estaba mejor que mi padre, llamaba como una desquiciada al 911 y se le enredaban las palabras por las continuas lagrimas que brotaban de sus ojos.
Gritaba el nombre de mi hermano, con la vana esperanza de que regresara.
Una hora después una ambulancia llegó y lo llevó de emergencia.
Yo me fui con mi hermano y mi madre se fue con mi padre que estaba ligeramente desmayado.
Mi hermano permanecía en terapia intensiva, las noticias de los médicos eran cada vez mas desalentadoras. Y yo casi había perdido la fe, en que mi hermano se salvase. Descorazonada y destrozada, fui dejando de hablar, y prácticamente, de moverme. No podría nunca vivir con la idea de que mi hermano había muerto,  y lo habría salvado, si hubiese reaccionado. Mi cumpleaños fue, el peor de toda la historia, ni siquiera lo recordé hasta que la alarma de mi celular sonó con un mensaje de alguna amiga que ignoraba mi situación, sentí que cumplir quince años, era lo mas triste que hubiese podido hacer.
Pasó una semana y mi hermano fue trasladado a otro hospital. Sin embargo, los cambios no eran favorables. 
Al cabo de dos semanas, murió. Por cada lagrima que derramé ese día, se iba destiñendo mi corazón. No podía evitar llorar y que mis mejillas se vieran empañadas de mi dolor. Tenía yo quince años y el dieciséis, sin embargo sentía que era de mi misma edad, o incluso mas pequeño y debía protegerlo.
Ahora que murió.. ¿A quién protegería? ¿Con quién compartiría cada una de mis risas?.
Mis padres creyeron que superaría todo pronto al volver a casa, pero no fue así.
Al volver a la escuela, yo caí en depresión, y mi novio, en vez de apoyarme, me dejó por una animadora. Mi único consuelo era mi mejor amiga Stephanie. 
Sin embargo, lo único que salía de mis labios eran sollozos. 

En el entierro de mi hermano reinó un silencio, literalmente, sepulcral.
Lo único que rompió ese silencio, fue un gemido que no logré reprimir.
Mis padres se hallaban desconsolados, y yo pasé a un absoluto segundo plano.
Al final de ese año mi madre no soporto vivir mas en esa casa, así que acabo en una mudanza hacia New Jersey, Newark. 
Todo lo que recordaba a mi hermano el día del accidente, fue deshecho. Y todo lo que le perteneció, mi madre lo atesoraba cual piedra semi-preciosa.
Yo me había quedado con un oso de felpa que hacían años el no había utilizado, y un libro que solíamos leer.
Mi madre y mi padre retornaron a su hábito de 'soy un workaholic' y expandieron aún mas su empresa, dando como resultado, menos tiempo conmigo, mas dinero...
Pero..¿A que precio dejabas abandonada a tu hija cuando se había muerto recientemente su hermano? Al mismo que yo nunca entendí, como se pudieron costear. 
La casa era grande, en una villa exclusiva y extremadamente lujosa, tenía 'todo' lo material que una chica hubiese querido tener, pero lo material no llena corazones, y lo que era el mio, tenía muchos recovecos por rellenar.
Me sentía 'hueca'. Stephanie había convencido a sus padres, de dejarla venir también. Y ellos la enviaron con sus tíos que allí residían.
¿Sonreir? No era yo esa.

4 comentarios:

melissa dijo...

oooouu..!!!

q mal pero spero q mejoree su animo

jajaj buen comienzzoo escribe prontooo

hannih dijo...

realmente lindo!

Gabriela dijo...

Bueno... mi opinión sobre el primer capitulo...

Fue muy triste como murió su hermano, sobre todo en el estado depresivo en el que se encontraba la chica después de todo. Muy pero muy mal hecho por parte de sus padres en enfocarse solamente en la empresa y dejarla a un lado; ese es uno de los tantos errores que solemos cometer los adultos cuando algo nos duele, cerrarnos en algo especifico.

Espero de verdad que cuando comience a leer el capitulo 2 la chica este por lo menos más feliz o sienta apoyo de su amiga... algo que lo anime...

Te felicito a pesar de tener 13 años escribes espectacularmente bien, ten por seguro que leeré toda tu historia ^^

Darly yaneth dijo...

me perecio muy triste encntrarme con q el chico aya muerto, ese tipo de historias me parecen muy muy tristes y no me gustan, me parece super mal q los adultos se enfoquen mas en el trabajo cuando de veras deben estar con su hija, ademas aparte de eso, se la llevan a otra ciudad y sin su mejor amiga, q triste, lo mejor fue q dejaran ir a su amiga stephanie, buena tu historia segire leyendo aver q pasa, aa y q cruel el novio q tenia jum esos no valen la pena... :)